“Después de unos ocho años de lucha vecinal por conseguir una línea que nos conectase con nuestro hospital de referencia, después de recoger firmas y enviar escritos al Consorcio Regional de Transportes y a la Junta Municipal y de que esta aprobase en un pleno nuestra demanda, por fin lo hemos logrado”, afirmó Mercedes San Ildefonso, presidenta de la Asociación Vecinal Avance de Moratalaz, tras conocer una noticia que la Empresa Municipal de Transporte ha hecho pública esta mañana.

“Los vecinos de Moratalaz podrán llegar mucho antes al Gregorio Marañón y la línea 30, que hasta ahora lo hacía, dejará de colapsarse”, asegura San Ildefonso, que se siente “encantada” con la buena nueva. La línea 30, con salida en el intercambiador de Pavones, hace parada ante el centro hospitalario, pero antes debe completar un sinuoso y prolongado recorrido por Moratalaz que puede durar hasta 45 minutos. A su paso, los buses se llenan hasta la bandera de usuarios, entre los que destacan, por su volumen, los estudiantes de secundaria y los pacientes del hospital.

A partir del próximo 24 de octubre, tras obtener la luz verde del Consorcio Regional de Transportes, los habitantes de ese distrito podrán acceder de manera directa al centro sanitario a través de un bus exprés, el E4 (Felipe II-Pavones). La nueva ruta partirá del Área Intermodal de Pavones en solo seis paradas conectará los barrios de Pavones y Horcajo con el intercambiador de Felipe II. Por hallarse en el punto más alejado del distrito y con peores conexiones, las zonas de El Vandel y Horcajo serán la más beneficiadas con la puesta en marcha de la nueva línea. También han sido las que más han peleado para lograrlo.

Desde Pavones, donde conecta con la línea 9 de Metro y con las líneas 8, 20, 30, 32, 140, 142 y 144 de EMT, la nueva E4 discurrirá por la avenida de Fuente Carrantona hasta llegar a la prolongación de la calle O’Donnell, donde usará la plataforma reservada que ya utilizan las líneas exprés E2 y E3. Después continuará por las calles de O’Donnell y de Narváez hasta la plaza de Felipe II, donde establecerá su cabecera en la calle Goya (semiesquina a las calles Alcalá y Narváez). Tal y como indica la EMT en una nota de esta mañana, “la ruta de vuelta se realizará por las calles de Goya y Doctor Esquerdo hasta llegar al cruce con O’Donnell, donde retomará el mismo camino que a la ida hasta Pavones. La línea en día laborable y horas punta prestará servicio con un intervalo de 8-9 minutos y realizará su itinerario entre ambas cabeceras, en condiciones normales de tráfico, en unos 20 minutos”, concluye.