Orcasitas es uno de los pocos barrios que se autoabastece de energía calorífica al poseer una central térmica que gestionan, desde hace 30 años y de manera voluntaria, los propios vecinos y aporta calor a 2.276 viviendas. En los últimos años, éstos han invertido más de 540.000 euros en renovar e informatizar sus instalaciones, que se levantan en un terreno propiedad del IVIMA, pero ahora las tuberías de la red exterior, las que van de la instalación a los bloques de viviendas, se caen de viejas. Debido a su deterioro, el barrio ha sufrido 20 cortes de suministro en el último año. Desde que las instalaciones interiores fueron mejoradas, las emisiones de CO2 se han reducido 1.215,5 Tm cada año y las de SO2 prácticamente se han eliminado. Por si estos avances fueran pocos, recientemente se han instalado en el exterior de la central paneles solares fotovoltaicos que alcanzan una potencia de 20 Kw, suficientes para satisfacer el 25% de la factura eléctrica de la central y reducir de forma indirecta la emisión de CO2. Todo ello ha sido costeado por los vecinos y vecinas.La reparación del sistema de distribución costaría unos tres millones de euros, es decir, unos 1.300 euros por cada familia, “algo extraordinariamente gravoso” en el barrio con una de las menores rentas per-cápita de la ciudad. Con esta jornada de puertas abirtas, las vecinas y vecinos de Orcasitas pretenden “difundir la existencia de este equipamiento ejemplar, que puede perderse si la Comunidad de Madrid no repera la deteriorada red exterior de agua caliente como le venimos solicitando reiteradamente desde el mes de febrero”.Al finalizar la visita los organizadores ofrecerán un refresco en un establecimiento cercano