Una rápida intervención de la Guardia Civil evitó males mayores en la autovía, pero no pudo impedir que el fuego se propagase por todo el lateral del parque.

Tal y como relata la Asociación Vecinal de Carabanchel Alto en un comunicado, una dotación de bomberos y un vehículo de la Policía Municipal de Madrid hicieron acto de presencia en la calle de los Morales, en las proximidades de los campos deportivos de Piqueñas, al otro lado del foco del incendio. “Por suerte, no hubo que cortar la vía pese a que el fuego se extendió con rapidez por la zona alta del parque, debido a la alta maleza que no había sido desbrozada, algo inexplicable porque hacía apenas un mes [el 6 de septiembre] otro incendio tuvo lugar en la misma calle de los Morales, provocando la alerta vecinal debido a su proximidad con las viviendas y los coches aparcados”, sostiene la entidad.

La asociación vecinal denunció entonces el estado de abandono del parque y solicitó que fuera desbrozado de manera urgente para evitar la propagación de nuevos fuegos. El Ayuntamiento envió a continuación una cuadrilla pero “únicamente” segó “la zona que invadía el carril bici que trascurre a lo largo de los 2 km del parque, dejando en barbecho la zona más próxima a la autovía”. “Desbrozan la parte que se ve y dejan sin cortar la del otro lado del talud, la que da a la autovía, ¿por qué?” se preguntaron algunos vecinos.

Finalmente, el incendio de este sábado se cobró más de una docena de árboles de gran porte (acacias y olmos, sobre todo) y puso en riesgo una de las torretas de luz que aún permanecen en la zona verde y que lleva años a la espera de su traslado.

La entidad ciudadana vuelve a denunciar en su nota “la precaria situación” del Parque Manolito Gafotas, su abandono y falta de mantenimiento, una circunstancia que no ha mejorado con el cambio de Gobierno municipal. “Más de uno, mientras ardía de nuevo el parque, recordaba que Inés Sabanés, actual concejala de Medio Ambiente del Consistorio, participó en la primera arbolada vecinal que reivindicó el acondicionamiento del parque, allá por el año 2003”, indica la asociación.

La mayor zona verde del PAU de Carabanchel, el Parque Manolito Gafotas, trascurre paralelo a la M40 durante sus 2 Kilómetros de longitud. Concebido como barrera acústica y medioambiental de las viviendas, pese a tener más de una década de existencia el espacio no solo continúa sin ser ajardinado, sino que incluso se desconoce si se encuentra recepcionado por el Consistorio.

La entidad ciudadana ha denunciado en multitud de ocasiones los usos indebidos del parque, que van desde el vertido de escombros hasta “la invasión de vehículos en sus inmediaciones, que desde hace tiempo y aprovechando el rebaje de las aceras, lo utilizan como parking improvisado”. La maleza también ha supuesto un constante motivo de queja, ya que “desde más de dos años no se ha acometido un mínimo desbroce que limite el riesgo de incendio en un parque que viene siendo atendido por los propios vecinos, quienes celebran regularmente desde 2002 su tradicional arbolada para reivindicar su ajardinamiento y puesta en marcha definitiva”.