Representantes de la Red Estatal de Mujeres Vecinales se reunieron ayer jueves con la Ministra de Igualdad, Irene Montero, y la asesora del ministerio, Isa Serra, para dar a conocer el trabajo del movimiento vecinal en las ciudades y municipios a favor de la igualdad y contra la violencia machista.

Silvia González Iturraspe, de la FRAVM, María José Cuervo, de la Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón/Xixón y Carmen Turégano , de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, trasladaron a la ministra cómo las asociaciones vecinales llevan a cabo un trabajo informal de detección de las principales necesidades de las vecinas, impulsan proyectos centrados en los cuidados y el apoyo mutuo, y activan innumerables procesos de participación.

A través de vocalías o comisiones de la Mujer, las asociaciones vecinales están realizando un trabajo que en muchas ocasiones las convierte en Puntos Violeta informales ya que están cerca de las vecinas detectando sus necesidades y activando los recursos necesarios para solucionar las situaciones que enfrentan. En este sentido, las representantes de la Red compartieron con la ministra la importancia de crear Puntos Violeta formales en las asociaciones vecinales para que sean como radares en la detección de la violencia, para impulsar campañas de sensibilización en los barrios y municipios y para poder actuar como enlace con centros educativos, comercio local o espacios de ocio.

Desde la Red Estatal de Mujeres Vecinales se han identificado diferentes necesidades que se refieren a las distintas competencias de la administración en las escalas locales, regionales y también del gobierno central, tanto en lo referente a la violencia como a los servicios públicos.

Las representantes vecinales dieron a conocer ante el ministerio que es prioritario elaborar y desarrollar presupuestos con perspectiva de género a todos los niveles e informes públicos desagregados por género. La Red también ha hecho hincapié en la necesidad de aprobar un Plan específico de prevención y atención a la violencia machista en el entorno rural. Precisamente el mundo rural será el tema central del próximo encuentro estatal de la Red.

Terrorismo machista

Equiparar la violencia machista al terrorismo es la principal petición del movimiento asociativo vecinal al gobierno central, pero no sólo en términos simbólicos sino fundamentalmente en recursos para su prevención y tratamiento. Y al Ministerio también compe

La ministra con el libro de las vocalías de la mujer de las Asociaciones de Gijón/Xixón

te el fomento del empleo femenino de calidad para terminar con la feminización de la probreza y la precariedad del empleo de las mujeres, especialmente en los trabajos relativos a los cuidados.

Aunque los servicios sociales son competencia de las autonomías o los municipios, las representantes de la Red Estatal de Mujeres Vecinales recordaron a la ministra la importancia de políticas estatales para el refuerzo de la Atención Primaria y el reconocimiento a la medicina de familia en la prevención de la violencia machista y para garantizar el derecho a la salud de las mujeres. Acabar con el sexismo en la educación pública y concertada es otro de los objetivos fundamentales que desde el gobierno central puede ipulsarse para que la coeducación sea un principio fundamental en las políticas educativas.

Y en lo referente a la política de cuidados, las representante vecinales insistieron en que las entidades sociales, las ONG o la sociedad civil organizada, como son las asociaciones vecinales, no son ni deben ser sustitutivas de la función pública por lo que el Estado debe ampliar competencias y dotar de más recursos a las políticas públicas y espacios de cuidados.

Las representantes de la Red, que se comprometieron a recopilar las Buenas Prácticas que se están llevando a cabo en materia de igualdad desde el movimiento vecinal, han quedado emplazadas para próximas reuniones con representantes del Instituto de la Mujer y de la Delegación del Gobierno contra la violencia de Género.

Silvia, Carmen y María José han sido en esta ocasión nuestras portavoces y ellas también aconsejaron a la ministra mayor interlocución con el movimiento vecinal mediante la creación de redes de coordinación con reconocimiento institucional o espacios específicos. Todo ello para que este diálogo tenga continuidad y dé frutos por el bien de la convivencia y la mejora de la calidad de vida de las vecinas de nuestros barios y municipios.