“Como siempre, somos los sectores más débiles los que sufrimos los ataques de estas empresas piratas que montan los negocios exclusivamente para forrarse, haciendo lo imposible -como en éste caso- para conseguirlo y dándose a la fuga sin importarles la situación en la que dejan a cientos de las personas”. Con esta contundencia arranca el comunicado vecinal sobre el cierre de las clínicas Funnydent, una de las cuales se encontraba en Leganés y ha dejado un reguero de pacientes endeudados y con los tratamientos inconclusos. El pasado 1 de febrero, cuatro días después de la clausura de los nueve centros de la compañía, el Ayuntamiento de la localidad organizó una reunión informativa en el Centro Cívico Julián Besteiro con objeto de asesorar a las personas afectadas y ahora estudia personarse como acusación particular en la demanda contra el responsable de la presunta estafa, el empresario Cristóbal López Vivar.

“El Ayuntamiento tiene que dar cobertura legal a las personas afectadas poniendo a su disposición un servicio gratuito integral (abogado y procurador) que canalice las demandas de forma colectiva”, indica la federación ciudadana. Pero no solo. Según la organización debe exigir “a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid una partida presupuestaria que cubra” el dinero que habían adelantado las personas afectadas.

Sin embargo, los pacientes que se quedaron con el tratamiento a medias no pueden demorarlo hasta que se resuelva judicialmente el contencioso. En palabras de la Federación, “ningún afectado o afectada puede quedar indefenso si su tratamiento ha quedado abierto; la gente no puede esperar y no tiene por qué gastar más dinero para solventar el problema. Las instituciones sanitarias tienen que dar una respuesta inmediata a este problema y terminar los procesos” médicos inconclusos.

Los vecinos esperan que el Ayuntamiento de nuevos pasos en el próximo pleno municipal, que tendrá lugar el próximo 11 de febrero. “Desde la Federación estaremos vigilantes al compromiso que en el pleno se tome para en caso de que no se asuma ninguna responsabilidad iniciar el camino de la movilización, como ya hicimos en el caso de las Preferentes”, sostiene la entidad.

“Nos pasó con las Preferentes y se repite ahora de nuevo la estafa, dejando a los clientes en una situación sanitaria lamentable. Entendemos que las instituciones públicas son las responsables de dar la cobertura necesaria para garantizar los derechos de las personas afectadas” subrayan las asociaciones vecinales en su nota.

Por otro lado,a raíz del cierre repentino de la cadena de clínicas dentales la Confederación de Consumidores y Usuarios de Madrid (CECUMadrid), con la que la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) mantiene un convenio de colaboración, se ha puesto a disposición de los afectados en Madrid, tanto para asesorarles como para gestionarles una posible reclamación.

En este marco, respecto a los créditos solicitados para financiar tratamientos buco dentales CECUMadrid aconseja prudencia en estos primeros momentos. Salvo que el crédito esté vinculado de forma expresa al tratamiento, la entidad sugiere “seguir pagando, ya que el crédito no tiene por que guardar relación con el cierre de la empresa que prestaba el servicio”.

Igualmente CECUMadrid ha solicitado al Gobierno regional su intervención para coordinar cuantas acciones informativas  o de gestión sean necesarias, para proteger a los afectados por este nuevo fraude. Si algún afectado desea ponerse en contacto con CECUMadrid puede hacerlo en la calle Cava Baja, 30. Teléfono: 913640276 – e-mail: info@cecumadrid.org