Los vecinos de Virgen del Cortijo llevan más de treinta años denunciando los problemas de comunicación acústica y atmosférica provocadas por dos hormigoneras que desde hace años operan en el barrio.

Dando respuesta a las insistentes demandas vecinales, el 18 de febrero de 2003 el Ayuntamiento suscribió un acuerdo con una de ellas, Hormicemex S.A. la ubicada en la avenida de Manoteras, para trasladarla al distrito de Fuencarral, a una parcela ubicada en las cercanías de la sede de Tele 5. La ausencia de movimiento hizo que los vecinos convocaran varias acciones reivindicativas para instar al Ayuntamiento a que tramitara con carácter de urgencia las gestiones necesarias para ejecutar el acuerdo suscrito.

Ayer, el consistorio madrileño hacía pública la firma de otro acuerdo con la empresa por la que se impulsará la demolición urgente de la planta de hormigón que opera en Virgen del Cortijo y se aprueba el traslado provisional de la misma al Polígono Industrial de Vicálvaro hasta que el traslado definitivo pueda llevarse a cabo a la parcela incialmente prevista, en el pasaje del Camino de la Dehesa, en una parcela limítrofe con el municipio de Alcobendas. En esta ocasión, el acuerdo sí habla de plazos concretos: si la planta no cesa su actividad antes del 31 de diciembre, el Ayuntamiento procederá al cierre de la empresa y demolerá la planta de hormigón.

La A.V. Virgen del Cortijo, sin embargo, ha acogido la noticia con cautela y cierto escepticismo. ‘Llevamos peleando muchos años y no es la primera vez que hablan de una solución. A ver si esta vez es la definitiva. Además, ¡todavía queda otra fábrica de hormigón funcionando!, así que seguiremos luchando para que se la lleven y para que construyan un centro para jóvenes y mayores en la parcela de la avenida de Manoteras’.