El pasado 1 de enero, el Ayuntamiento de Madrid dejó fuera de servicio 13 estaciones de medición de la contaminación atmosférica. Todas ellas estaban ubicadas en algunos de los puntos de la capital que, en los últimos años, registraban mayores índices de contaminación: en el Paseo de Recoletos, en la Glorieta de Carlos V, en la plaza Luca de Tena, en la del Dr. Marañón y la situada en la calle Alcalá.

A tenor de los datos recabados por Ecologistas en Acción, la contaminación sigue superando en Luca de Tena los máximos recomendados por la legislación vigente en materia de protección medioambiental, según la cual no se deben superar los 50 µg/m3 de partículas en suspensión más de 35 días al año. La plaza de Luca de Tena rebasó ma? de cinco veces este límite. También superó de largo la media anual de 40 µg/m3 de dióxido de nitrógeno establecido como techo para garantizar la salud de las personas, un peligro que, para la FRAVM y para Ecologistas en Acción resulta aún más ‘indignante’ toda vez que en la zona hay un parque infantil ‘sin que en ningún momento el Ayuntamiento haya informado de los altísimos niveles de contaminación que se registran en la zona’. ‘Ahora -añaden-, la estación desaparece, pero la contaminación y la zona de juego permanecen’.

Ambas organizaciones recuerdan que los niños son especialmente vulnerables a los efectos de la contaminación atmosférica por varias razones: respiran más aire (su frecuencia respiratoria es mayor y hacen más ejercicio físico); están más expuestos a la contaminación (están al aire libre más a menudo) y pesan menos (por lo que la relación entre dosis de exposición y peso corporal es mayor). Numerosos estudios sobre calidad del aire y salud infantil indican que niveles de contaminación como los registrados en la plaza Luca de Tena inciden muy negativamente en la salud de los niños y se traducen en un incremento de los ingresos hospitalarios, e incluso en aumentos de mortalidad en menores de 10 años.

Por este motivo, la FRAVM y la organización ecologista instalaron hoy un cartel junto a la zona de juego infantil que advierte de la peligrosidad de respirar este aire contaminado. Exigieron, asimismo, al Ayuntamiento de la capital que adopte ‘medidas eficaces e inmediatas’ en cumplimiento de la legislación vigente y para garantizar ‘un aire saludable a los madrileños’, tales como la puesta en marcha de un plan de lucha contra la contaminación eficaz y la reducción del tráfico, tal y como exige la normativa vigente. ‘Entre tanto -remacharon- es, como mínimo, exigible que se informe de cuáles son los lugares más contaminados y que se haga lo posible por preservar la salud de los madrileños, sobre todo la de los más pequeños’.

Más información en el siguiente vídeo.