Las asociaciones vecinales de Alcorcón están de enhorabuena. El jueves 11 de marzo se constituyó en el Ayuntamiento, presidida por el alcalde, la Mesa de Rehabilitación, órgano de trabajo y participación ciudadana en las áreas de rehabilitación integral (ARI) de Alcorcón Central, San José de Valderas y Campodón (alrededor de 20.000 viviendas y 2.019 objetivos de rehabilitación en la primera fase).

La Mesa de Rehabilitación de Alcorcón —iniciativa de las asociaciones vecinales federadas y de la FRAVM, secundada por la concejala de Urbanismo, que aprobaría unánimemente el Pleno municipal— cuyo objetivo es impulsar, proponer y apoyar las actuaciones que la Administración, conjuntamente con los representantes vecinales, desarrollen en este ámbito en un clima de entendimiento y coordinación, conciliando los intereses de todas las partes implicadas, de tal forma que se logre una regeneración integral y una gestión efectiva, la conforman: seis asociaciones vecinales (Júpiter, Torres Bellas, Alcor, Sural, la Unión, San José de Valderas) y la FRAVM; la dirección general de Arquitectura y Política de Vivienda del Ministerio de Vivienda, la dirección general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid, las presidencias de las juntas de distrito 1, 2 y 3 de Alcorcón, la concejala de Urbanismo, la concejala de Vivienda, los directores generales de Urbanismo y de Vivienda, los concejales de los grupos de Izquierda Unida y del Partido Popular, las consejeras de la empresa municipal ADEIMSA y el equipo técnico, y la preside el alcalde de Alcorcón.

Al acto de constitución acudieron presencialmente o por delegación todos los miembros excepto dos que excusaron su asistencia, incorporándose también a última hora Anunciación Romero, directora general de Arquitectura y Política de Vivienda del Ministerio de Vivienda, con quien la FRAVM trabaja y colabora en otras ARIS de la ciudad y la región de Madrid.

Las asociaciones vecinales y su federación agradecieron y se congratularon de la amplia y unánime aceptación de su iniciativa, fijaron su posición respecto de la rehabilitación integral y dispersa, de las ayudas estatales, regionales y complementarias municipales, el modelo de gestión, etc. e invitaron a los representantes institucionales a las asambleas informativas que organizarán próximamente en los barrios. Lograron, asimismo, el acuerdo unánime de la Mesa de Rehabilitación y el compromiso del Ministerio de Vivienda de ampliar el ámbito del ARI que incluye Torres Bellas.

La FRAVM debe resaltar aquí el excelente y tenaz trabajo desarrollado por las directivas de las asociaciones vecinales de Torres Bellas y Júpiter en el logro de este importante y representativo órgano, que coloca a Alcorcón en la primera fila de las buenas prácticas en materia de gestión de la rehabilitación integral del caserío.