Cerca de un centenar de vecinas y vecinos de los distritos de Latina y Carabanchel participaron ayer en la construcción y posterior inauguración de un hospital de madera de 7×5 metros en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel para exigir al Ejecutivo de Esperanza Aguirre el cumplimiento de la promesa electoral de edificar un centro hospitalario en el lugar que daría cobertura a los distritos de ambos distritos.

Las asociaciones promotoras del acto recuerdan que el convenio de colaboración entre el Gobierno regional y el Ministerio de Defensa para poner a disposición de la ciudadanía algunas camas del hospital militar Gómez Ulla “aún no se ha firmado” y “no es más que la actualización de otro firmado en 2004, en cuya vigencia -añaden- se anunció la construcción del hospital, dado que la población de referencia adscrita al Gómez Ulla sería de tan sólo 110.000 habitantes’.

Junto al “nuevo hospital”, los vecinos colocaron un cartel con la leyenda “Hospital ya. Pisos no” y en el que figura “Inversión: Aguirre no quiere invertir” y “Plazo de ejecución: Aguirre no las quiere empezar”.

La acción es la primera de una serie de movilizaciones que las entidades vecinales promoverán para exigir la construcción del hospital en los terrenos.