Así, la Coordinadora de Asociaciones de este distrito, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MESDAP), la Plataforma en Defensa del Hospital 12 de Octubre y la Plataforma de Centros de Salud de Madrid organizarán protestas ante los centros de salud General Ricardos (C/General Ricardos, 31), Nuestra Señora de Fátima (Avda. Nuestra Señora de Fátima, 93) y Guayaba (C/ Antonia Rodríguez Sacristán, 4). Las dos primeras comenzarán a las 12:00 y la tercera a las 18:30.

La quincena de lucha finalizará el próximo domingo, 20 de octubre, con un abrazo simbólico al Hospital 12 de Octubre, centro de referencia de los distritos sureños. La concentración, que se identifica con la 85ª Marea Blanca, se iniciará a las 12:00 ante su entrada principal. La MESDAP, que desde hace más de seis años organiza cada tercer domingo de mes la Marea Blanca contra la privatización de la sanidad pública, ha optado en esta ocasión por trasladarla al 12 de Octubre, en apoyo de los vecinos y vecinas y profesionales que desde hace meses se están movilizando contra el deterioro de su calidad asistencial.

En las concentraciones de mañana, los colectivos vecinales, de profesionales y pacientes volverán a pedir la retirada de la propuesta de la Comunidad de Madrid de cerrar las agendas de citas en Atención Primaria a las 18:00, “un ataque más que se une al resto de medidas de deterioro de la sanidad pública, producto de las privatizaciones y recortes que el Partido Popular inició en el año 2007, y que sirve para fomentar el negocio de la sanidad privada”. Recordemos que tras el desarrollo de un proyecto piloto en 14 centros de salud cuyos resultados aún no ha hecho públicos, el Gobierno regional ha invitado a implantar su plan de recorte horario en aquellos centros de la comunidad que así lo deseen. Frente a ello, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y diversas plataformas locales en defensa de la sanidad pública registraron el pasado 9 de mayo en la Consejería de Sanidad 56.129 firmas que pedían su inmediata retirada.

Las entidades sociales no solo insisten en que esta propuesta se guarde para siempre en un cajón. También demandan a la Comunidad un incremento del presupuesto en Atención Primaria, “con el consiguiente aumento de plantilla en todas las categorías”, “más tiempo para la atención de los pacientes y reducción del tiempo de espera en las citas”.

Las asociaciones vecinales de Carabanchel aprovecharán las concentraciones de mañana para reclamar la construcción de tres centros de salud que llevan más de 16 años esperando. Se trata de los centros de salud de Comillas, Abrantes y Quince de Mayo, en Carabanchel Bajo, que la Comunidad de Madrid se comprometió a iniciar durante la pasada legislatura y que se encuentran dentro del plan de inversiones 2016-2019. La vecindad no ha visto aún una sola piedra de ellos, y eso que el Gobierno regional calificó su apertura de prioritaria. Y mientras, sigue recibiendo atención en tres centros temporales, que se encuentran ubicados en locales comerciales. Ya es hora de que sean reemplazados por centros de salud modernos y adecuadamente equipados.

Deterioro del 12 de Octubre

El Hospital 12 de Octubre atiende a una población de más de 500.000 personas, que residen en Villaverde, Usera y Carabanchel, tres de los distritos más vulnerables de la capital. Lamentablemente, a pesar de que desde hace años pide a gritos más recursos humanos y materiales, su situación no deja de degradarse. Tal y como indican los colectivos que promueven la concentración del domingo, “tanto en verano como en invierno se están viviendo unas situaciones de colapso en las Urgencias, con pacientes esperando ingreso más de 24 horas en camillas o sillones, camas en pasillos y box duplicados y triplicados, debido a la falta de camas y personal”. No en vano, desde 2007 el centro hospitalario ha eliminado 171 camas de manera permanente, y el verano pasado cerró, de forma temporal, 300. “Actualmente la plantilla del hospital es de 830 personas menos que en 2007. El trabajo se ha precarizado, ya que un 37,7% es temporal, lo que obliga a las y los profesionales a atender más pacientes, a veces a doblar jornadas y prescindir de su derecho a disfrutar de días libres, con el consiguiente deterioro de la calidad asistencial”, sostienen los grupos que impulsan la protesta.

Por ende, continúan, “sigue aumentando el tiempo de espera de los pacientes y continúan las derivaciones de pruebas, consultas y cirugías, ocasionando mil y una molestias al paciente que debe desplazarse fuera de su barrio. Resulta inaceptable que se deriven mamografías o colonoscopias. ¿Por qué no se abren los quirófanos o las consultas de especialidades en el turno de tarde y se prefiere derivar a la privada, donde las intervenciones cuestan hasta diez veces más que en nuestros hospitales públicos?” se preguntan los colectivos sociales, antes de animar a la población a secundar las protestas de estos días.