Pero que, sobre todo, refleja el sentir de la ciudadanía madrileña ante un plan que, de extenderse, perjudicará enormemente a pacientes y usuarios.

Unos setenta representantes vecinales, procedentes de diversos distritos de Madrid y de localidades como San Fernando de Henares, San Sebastián de los Reyes, Leganés y Majadahonda han acompañado a las responsables de la Comisión de Sanidad de la FRAVM y a su presidente, Quique Villalobos, en la entrega de las rúbricas en papel en la calle Aduana de la capital. “Aquí tenemos más de 56.000 firmas. Esta es la evidencia de que los barrios, el movimiento vecinal, la Marea Blanca, toda la gente que está peleando desde hace años por la sanidad pública trae un montón de lucha y de propuestas, genera lo que tiene que ser la sanidad en la Comunidad de Madrid. Pero esto no acaba aquí. Vamos a acabar con este proyecto piloto de catorce centros. Tenemos que seguir saliendo a la calle, recogiendo firmas, tenemos que seguir peleando porque la sanidad pública sea definitivamente pública. Los compañeros que ayer han estado encerrados en San Sebastián de los Reyes [en el hospital Infanta Sofía] nos han demostrado que es muy importante llevar esto a los centros de salud, a los hospitales, a los pacientes, a la gente, ya que si no nos ven no saben que la lucha está ahí. Por eso es tan importante estar hoy aquí y continuamente en los centros de salud en los barrios. Y no nos van a parar”, ha asegurado Villalobos tras el registro de los apoyos.

La portavoz de Sanidad de la FRAVM, Marisa Torres, por su parte, ha subrayado el “éxito” de la campaña vecinal. “Ha habido concentraciones en los catorce centros de pilotaje y estas firmas han sido recogidas una a una, explicando y concienciando al ciudadano de lo que supone este recorte horario”, una auténtica “lesión a la ciudadanía y a los trabajadores”. “Va a aumentar mucho más la demora en las listas de espera, no vamos a tener continuidad con nuestros tratamientos ni con nuestros médicos de familia, pediatras y enfermeras. Y, sobre todo, vamos a carecer de una de las principales razones por las que se creó la atención primaria, la prevención en la actividad comunitaria. Si esto se llega a consolidar, sería el derrumbe del sistema sanitario público”, del “actual modelo sanitario”, ha alertado Torres.

La concentración y acto de entrega de firmas se produce semanas después de que la Consejería de Sanidad invitara a los catorce centros de salud que acogieron el plan piloto de reducción horaria a implantarlo de manera definitiva, a pesar de que el entonces presidente regional, Ángel Garrido, había asegurado que dejaría esta decisión al ejecutivo que saliese de las elecciones autonómicas de mayo. Frente a esta falta de seriedad en el Gobierno autonómico, que un día afirma una cosa y otro día la contraria, la postura de la FRAVM y de los usuarios y usuarias de los centros de salud ante la reducción horaria en Atención Primaria es clara: rechazo absoluto a una propuesta que, de implantarse, deteriorará aún más la calidad asistencial en medicina de familia y pediatría y saturará las Urgencias.