El 20 de octubre, el Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid presentó una proposición de ley de lectura única (sin posibilidad de presentar enmiendas) que se debatirá en el pleno de mañana jueves. El objeto de esta iniciativa es derogar el artículo de la Ley del Suelo, introducido en 2007 por el Partido Popular, que limita a tres alturas las edificaciones en los nuevos desarrollos de la región. Pero lo peor de la proposición de ley es que incluye una disposición adicional, redactada a medida para neutralizar las sentencias emitidas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que han anulado, en base a ese artículo, las operaciones urbanísticas más especulativas de la ciudad de Madrid. En concreto los desarrollos previstos en los terrenos ocupados por la antigua fábrica de Mahou y el estadio Vicente Calderón y la prolongación del Paseo de la Castellana, desde la estación de Chamartín hasta la M-40. Ambas operaciones suponen la construcción de más de 20.000 viviendas, rascacielos, centros comerciales, hoteles de lujo y oficinas.  ¿Cómo justifica Ciudadanos esta iniciativa?Argumenta que la aplicación del artículo que limita a tres las alturas de las edificaciones ha generado caos urbanístico, ha favorecido ciudades expansivas por toda la región y problemas de infraestructuras. Además, considera que ha convertido a los jueces en agentes urbanizadores al anular y paralizar sistemáticamente planeamientos de desarrollo. Así, con la derogación del artículo pretenden recuperar un urbanismo más racional.  ¿Por qué se opone la Plataforma por el Derecho a la Ciudad? La Plataforma por el Derecho a la Ciudad, que está formada por una veintena de organizaciones vecinales, ecologistas y de defensa del patrimonio considera la propuesta ‘precipitada, inoportuna, va dirigida a desbloquear grandes operaciones urbanísticas especulativas y se basa en argumentos que no son ciertos’. El artículo de las tres alturas no es el responsable de ninguno de los desarrollos dispersos que se han aprobado y ejecutado en la Comunidad de Madrid. Por ejemplo, los grandes desarrollos expansivos de la ciudad de Madrid (Las Tablas, Sanchinarro, Montecarmelo, Ensanche de Vallecas, etc.) y de su área metropolitana (Boadilla del Monte, Pozuelo de Alarcón, Rivas-Vaciamadrid, Getafe, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, etc.) se han producido al margen de la aplicación de este artículo. En los casos de las operaciones Mahou-Calderón y Chamartín, las sentencias judiciales anulan estos desarrollos porque las edificaciones proyectadas superan las tres alturas máximas establecidas por la Ley del Suelo.   ¿Cómo afecta la proposición de ley de Ciudadanos a las operaciones Mahou-Calderón y Chamartín?La proposición de ley de Ciudadanos propone anular el artículo que sirve de base al TSJM para anular estas dos operaciones urbanísticas. Además, al incluir una disposición adicional que modifica la interpretación de este artículo que, hasta ahora, venía aplicando el TSJM, le deja sin argumentos para mantener la nulidad de estas operaciones. Como las sentencias no son firmes y están recurridas, la nueva normativa podría acabar legalizando las operaciones urbanísticas anuladas. Las asociaciones vecinales de Arganzuela se hallan en estos momentos en pie de guerra porque temen que la derogación de la norma que propone C’s reactive un plan que incluye la construcción de diez torres de entre 18 y 36 plantas a orillas del Manzanares.  En el caso de la operación Chamartín, el desbloqueo sería inmediato porque está en tramitación un nuevo plan parcial que está a la espera de aprobación definitiva por parte del Ayuntamiento de Madrid.  ¿Qué propone la Plataforma por el Derecho a la Ciudad? La Plataforma considera que la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid necesita una reforma integral nacida del debate amplio y la participación pública. Estos y otros grandes desarrollos requieren de la redacción de ‘un Plan Director que los redefina en base a necesidades ciudadanas, no de negocio inmobiliario. Algo que no se consigue con una nueva modificación de la Ley del Suelo para dar vía libre a las grandes operaciones especulativas, sin una alternativa (sería la 14ª modificación en 14 de años de vigencia de la Ley del Suelo)’.  ¿La Plataforma ha hablado con Ciudadanos y el Partido Popular? El lunes 16 de noviembre la Plataforma por el Derecho a la Ciudad organizó un debate público sobre la derogación del artículo de las tres alturas, con todos los grupos parlamentarios y los grupos municipales del Ayuntamiento de Madrid. Todos los grupos (incluido el Partido Popular), salvo Ciudadanos, consideraron inoportuna la iniciativa.  Sin embargo, cuando la plataforma pidió expresamente a Ciudadanos que retirase la propuesta y al Partido Popular que no votase a favor, solo dieron la callada por respuesta. Por todo ello, la Plataforma por el Derecho a la Ciudad rechaza la proposición de presentada por Ciudadanos, niega que su finalidad sea recuperar un urbanismo más racional y acusa al partido de anteponer los intereses de la especulación a los de la ciudadanía y la ciudad.