Mujeres de asociaciones vecinales de todos los distritos de Madrid y de localidades como Alcalá de Henares, Mejorada del Campo, Morata de Tajuña, Leganés y San Fernando de Henares tomaron parte en la jornada de homenaje, una deuda que el movimiento vecinal y su organización más representativa tenía desde hace mucho tiempo pendiente con sus mujeres. Como hilo conductor del evento, la entidad utilizó al personaje de ficción que creó con motivo de su 40 aniversario, Conchi Barrios y que representa a aquellas mujeres que, procedentes de la emigración interior de los sesenta y setenta del siglo pasado, contribuyeron a poner en marcha las primeras asociaciones vecinales y, con estas, a transformar nuestros barrios y pueblos hasta convertirlos en los lugares abiertos, plurales y modernos que hoy conocemos.

El “Encuentro con Conchi Barrios” del sábado se abrió con un concurrido desayuno reservado a mujeres en el que las participantes, feministas vecinales de diferentes generaciones y procedencias, actualizaron las prioridades y objetivos de las asociaciones vecinales y de la FRAVM en materia de igualdad. En este marco, entre otras cosas, apostaron por mejorar la formación contra el sexismo en los colectivos barriales a través de acciones de la Escuela Vecinal de la federación y por impulsar el trabajo en red reactivando la Comisión de Igualdad de la organización, un espacio privilegiado para fomentar políticas contra el machismo, tanto dentro como fuera de la entidad. Las presentes aprovecharon la participación en el desayuno de la directora general de Prevención y Atención Frente a la Violencia de Género del Ayuntamiento de Madrid, Carmen Martínez, para demandar más participación y recursos en los Espacios de Igualdad municipales.

Tras el desayuno, el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, presentó el resto de actividades de la jornada, dando la bienvenida a las 150 personas que llenaron el salón de actos del Carme Chacón y poniendo en valor el papel imprescindible que la mujer ha tenido y tiene en nuestro movimiento. A continuación, Eva Fernández, ex presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas de Barcelona y autora de la tesis doctoral Vocalías y grupos de mujeres: el feminismo en los barrios (que puedes descargarte en este enlace), impartió una ponencia sobre el papel de la mujer en el movimiento vecinal que concitó el reconocimiento de todas y todos los asistentes. “Es curioso que en las asociaciones vecinales se nos suele considerar como un sector cuando somos más del 50 por ciento”, subrayó Fernández. Y eso que las mujeres han sido las que han dotado de rasgos diferenciales al movimiento vecinal, que siempre ha colocado el territorio y los cuidados en un primer plano. “Las mujeres unían itinerarios de cuidados con itinerarios de activismo, a partir de redes de confianza que generaban en los barrios. Las madres dejaban a sus hijos en la escuela y luego iban al mercado, y allí pasaban octavillas de la asociación gracias a su posición de confianza con otras mujeres”, indicó como ejemplo.

Concluida la conferencia, Silvia González, responsable de Igualdad de la FRAVM y de la CEAV, que hizo las veces de dinamizadora del encuentro, dio paso a la ilustradora Blanca Nieto, que presentó por vez primera su último trabajo, El Diario de Conchi Barrios: una historia de lucha feminista y vecinal, relato gráfico que recoge e ilustra buena parte de los mensajes que forman parte del perfil de Twitter de este personaje. Editada y publicada por la FRAVM, esta novela gráfica de casi cien páginas fue repartida entre los y las asistentes, con una sorpresa, la firma de su protagonista estampada en la primera página. Nieto, que el año pasado publicó Vida y milagros en Carabanchel Bajo, otra novela gráfica que recoge la rica historia de Milagros García, alma mater de la Asociación Vecinal Parque de Comillas, defendió este medio de expresión “intergeneracional”, que permite “conectar dos mundos, el de los adultos y el de los niños”. En breve un versión digital de El Diario de Conchi Barrios estará disponible en el sitio web de la FRAVM.

La jornada finalizó con los sones feministas de Inma Claudio Trío, que hicieron las delicias del público, y con un ágape de hermandad vecinal.