En un comunicado hecho público hoy, la federación vecinal deja claro que “no está por el recorte de impuestos, que son los recursos necesarios para mantener la calidad de los servicios públicos, si tuviéramos buenos gestores políticos. Pero sí queremos que el Gobierno municipal sea consciente de que esta subida es insoportable para la economía de muchas familias que tienen subidas salariales en torno al 1%, pero sobre todo para aquellas con salarios precarios o con pensiones mínimas. El Ayuntamiento de Leganés no puede aplicar una subida del 11,42% en un año”, subraya.

Aunque el pleno de Leganés apruebe finalmente esta propuesta, la organización ciudadana no piensa arrojar la toalla. “Seguiremos sensibilizando y movilizando a la ciudadanía en torno a este tema, mientras prepararemos alegaciones, en uso al derecho que nos acoge a todos los ciudadanos, para proponer modificaciones de este acuerdo en el periodo previsto. Y seguiremos informando y convocando a las vecinas y vecinos a movilizarse para hacer saber al gobierno nuestro malestar, hasta la llegada de los recibos a los domicilios”, concluye la federación en su nota.