Asociaciones vecinales y colectivos que, durante años, dieron vida al Centro Social La Traba han constituido el Proyecto Espacio Vecinal Arganzule con el objetivo de reclamar al Ayuntamiento de Madrid la cesión del uso del antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi para realizar en este espacio actividades de índole social, educativa y cultural de manera autogestionada. 

El antiguo mercado es una propiedad municipal situada en la glorieta de Legazpi, que lleva décadas sin un uso definido y sin perspectivas inmediatas de tenerlo. Su empleo como espacio público es una demanda histórica del barrio. En el Espacio Vecinal Arganzuela consideran “una necesidad urgente que este lugar con enormes posibilidades y espacios sin uso pueda ser reutilizado de manera inmediata en beneficio de la comunidad”.

Demandan, por tanto, ‘usar libremente las instalaciones del Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi con carácter temporal, y poder disponer del suministro básico para su funcionamiento –agua y luz – sin necesidad de subvenciones económicas ni de adecuación del espacio, puesto que el proyecto tiene prevista la autogestión’. A cambio de la cesión, los promotores se comprometen ‘a generar y a gestionar actividades abiertas al público y sin afán de lucro’. 

El modelo ya cuenta con varios casos de éxito en Madrid, como el Centro Social Seco, el Espacio Vecinal Montamarta, el Campo de la Cebada o la Tabacalera. Además, Espacio Vecinal Arganzuela se inspira en iniciativas como Patio Maravillas, ‘una referencia durante muchos años para gran parte de los movimientos ciudadanos’. 

El distrito de Arganzuela cuenta con una creciente población y una intensa actividad vecinal, pero carece de un espacio público de uso libre en el que desarrollarla. Esta situación se ha agravado aún más si cabe con el desalojo y derribo el pasado mes de agosto del Centro Social Ocupado La Traba, donde se venía realizando un importante trabajo social y cultural desde hace siete años.

En el proyecto Espacio Vecinal Arganzuela están implicados más de veinte colectivos, desde asociaciones vecinales a arquitectos, movimientos sociales y AMPA, entre otros, movilizados por la necesidad real de esta zona, con un importante déficit de equipamientos.

Consulta aquí la propuesta vecinal.