“La Sanidad madrileña es la mejor de España -proclamaba en 2007 la entonces candidata del Partido Popular a presidir el Gobierno regional en su programa electoral-, y cuando termine este mandato será la mejor de Europa. A ello contribuirá la extraordinaria calidad de nuestros profesionales sanitarios y la potente apuesta por la mejora de las infraestructuras en la región (…). Queremos seguir acercando la sanidad a los madrileños, reduciendo los tiempos de espera y aumentando la calidad en la atención”.

A un año del final de la legislatura, lejos de mejorar, la calidad de la asistencia sanitaria madrileña ha empeorado ostensiblemente. Así lo entiende la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), que ha convocado una jornada de movilizaciones con la que el próximo jueves 13 de mayo quiere poner de manifiesto el descontento de la ciudadanía ante las crecientes listas de espera, que en algunos barrios afecta a los médicos de cabecera; la construcción pendiente de decenas de centros de atención primaria y la congelación de la contratación de personal sanitario, en especial de pediatras, una especialidad que en la actualidad cubren los médicos de familia en no pocos centros de salud.

“Madrid es la segunda comunidad autónoma que menos invierte en sanidad por habitante -recuerda Pepe Cabanillas, responsable de Sanidad de la FRAVM-. La región destina 1.108 euros por persona al año, 236 menos que la media estatal. Un 18% menos. Y eso -concluye-, sumado a las crecientes partidas presupuestarias destinadas a financiar la sanidad privada se está dejando notar en la calidad de la asistencia que reciben las vecinas y vecinos de nuestra región”.

A un año del final de la legislatura, de los 55 centros de salud comprometidos por Esperanza Aguirre que, según su programa electoral podrían ampliarse a 76 en función de la disponibilidad de suelo, 28 siguen en el aire. Entre ellos los de Las Tablas, Boadilla, Montecarmelo, Navalcarnero, Las Margaritas (Getafe), Rivas Vaciamadrid, Leganés (Arroyo Culebro), San Fernando de Henares, Comillas, Abrantes y Paseo 15 de Mayo (Carabanchel), Simancas (San Blas) y Adelfas (Retiro), varios de los cuales tienen redactados los proyectos y cuentan con suelo disponible, cedidos por los respectivos ayuntamientos a tal efecto.

“Sumamos a esto la congelación de la contratación de personal sanitario, una congelación que, en la práctica, se traduce en la disminución de los profesionales disponibles ya que no se cubren las bajas ni las jubilaciones. Todo ello -añade Cabanillas- ha incrementado de forma notable las listas de espera, que en algunos centros de salud, como el de Orcasitas (Usera) o Las Rejas (San Blas), afecta ya a los médicos de cabecera”.

La falta de personal sanitario ya fue denunciada por el Defensor del Paciente, que cree necesario doblar el número de enfermeros existentes hasta los 50.000 y contratar, al menos, 1.800 médicos más. “Las asociaciones vecinales llaman, sobre todo, la atención sobre la falta de pediatras -apunta-, una circunstancia que obliga a profesionales de medicina general, que no tienen necesariamente la formación específica requerida, a atender a los más pequeños”.

Por todo ello, la FRAVM ha convocado una jornada de movilizaciones que tendrá lugar el próximo jueves 13 de mayo. A lo largo del día, asociaciones vecinales de los distritos de Carabanchel, San Blas, Moncloa, Retiro y Fuencarral organizarán acciones de denuncia relacionados con las necesidades concretas de sus barrios y llevarán a cabo actos informativos en los distritos de Vicálvaro, Hortaleza, San Blas, Usera, Puente de Vallecas y Chamartín.