Con motivo de la comparecencia, en el Juzgado de Instrucción 43, de los administradores de OFIGEVI y GESPOZUELO y responsables de la aseguradora HCC Europe y los bancos y cajas que abrieron las cuentas bancarias de las cooperativas que, presuntamente, estafaron 200 millones de euros a más de 15.000 familias madrileñas que invirtieron en la compra de viviendas en los desarrollos urbanísticos de Los Ahijones, Los Berrocales, Los Cerros y El Cañaveral, la Asociación de Cooperativistas Afectados del Sureste de Madrid convoca una concentración en la que realizarán un simulacro de ‘juicio paralelo’ ante los medios de comunicación.

“Llevamos ocho años pidiendo a las administraciones local, regional y estatal que defiendan y garanticen nuestros derechos sin que, hasta el momento, hayamos obtenido respuesta alguna”, lamenta Alberto Montero, portavoz de la asociación. “Nos sentimos completamente desasistidos ante unas gestoras, aseguradoras, bancos y cajas”.

Por todo ello y, aprovechando la comparecencia de los responsables de la presunta estafa, la asociación llevará a cabo una “performance” simulando un juicio paralelo en el que, “habrá jueces, fiscales, secretarios, imputados y hasta una cárcel que se les va a quedar pequeña. Por supuesto -añade- no faltarán nuestras pancartas pidiendo Justicia”.

Asimismo, los afectados instalarán mesas de informativas y de recogidas de firmas para pedir que se cumpla la Ley 57/1968 reguladora de las percepciones de cantidades anticipadas en la construcción y venta de viviendas.

Además, advierten, “queremos que se respeten los requisitos que cumplían los cooperativistas a la firma del contrato de adhesión a sus cooperativas, así como que se aceleren los trámites en los desarrollos urbanísticos, como el permiso de simultaneidad”.

Los cooperativistas han desembolsado cantidades que van desde los 40.000 euros hasta los 200.000 euros. ‘Durante estos años -lamentan- hemos pasado de la ilusión de participar en un proyecto para adquirir una vivienda a un precio justo a tener que vernos inmersos en peleas judiciales para demostrar una estafa’.