La trigésimo segunda edición de la Carrera Popular de San Isidro, la más antigua de Madrid, según consta en los archivos de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de la capital no se pudo celebrar el pasado domingo por la falta de cobertura de la Policía Municipal.

“El pasado 3 de mayo -relata Antonio Méndez, el secretario de la AV Pradera Tercio Terol- la Junta Municipal de Carabanchel nos comunicó que, por orden del director general de Movilidad del Ayuntamiento, Pedro Ayuso y, por causas que desconocemos, la carrera sólo se podría celebrar a las 9 de la mañana, y no a las 11.30 horas, como estaba programada”. “A esas alturas -añade- no sólo nos resultaba imposible comunicar el cambio a los 600 chavales inscritos, sino que era demasiado temprano para los más pequeños”.

La asociación no entiende el cambio ordenado por el Área de Movilidad del Ayuntamiento, toda vez que “el recorrido es de apenas dos kilómetros, transcurre por calles que apenas tienen tráfico, menos un domingo por la mañana, y dura apenas 20 minutos”.

“No nos dieron ninguna alternativa -denuncian- y el concejal del distrito no hizo absolutamente nada para aportar soluciones. Es más -añaden- ni siquiera nos entregaron los trofeos comprometidos”.

La asociación vecinal califica la actuación del Consistorio como “verdadero atropello” ya que “600 niñas y niños de los colegios de la zona y las 40 personas que, de forma voluntaria, iban a realizar tareas de seguridad y control no pudieron participar en una actividad que -recuerdan- lleva celebrándose ininterrumplidamente desde hace 32 años”.