Más de un centenar de vecinos secundaron una concentración convocada por Mujeres Vecinales de Hortaleza y el Foro Ciudadano del distrito para manifestar “nuestro dolor y nuestra repulsa por la muerte de Isabel Sánchez, presuntamente, a manos de su marido”.

Isabel Sánchez, vecina de la calle Valdetorres del Jarama, es la primera mujer asesinada en Madrid, aunque no la última de este año ya que, coincidiendo con la celebración de la concentración, otra mujer moría en Málaga también presuntamente a manos de su compañero sentimental.

Las mujeres de Hortaleza expresaron en primer término su solidaridad con los familiares de Isabel, que “son los que más están sufriendo por su muerte. Nosotras, las mujeres –añadieron- vemos impotentes cómo, año tras año, el número de muertes por violencia de género aumenta progresivamente a pesar de las medidas que este gobierno está poniendo en marcha tras la aprobación de la Ley contra la Violencia de Género. Las mujeres creemos imprescindible la necesidad del impulso y apoyo de toda la sociedad y de las organizaciones de mujeres en particular para desarrollar y aplicar esta ley, así como que se aplique en todos sus apartados con una dotación económica suficiente por parte de todas las administraciones, estatal, autonómica y local para que intervengan en los diferentes ámbitos de su aplicación”.

Las mujeres de Hortaleza, secundadas en la concentración por familiares de la víctima, recordaron, asimismo, que la violencia de género es más grave que cualquier otra forma de violencia porque es contraria al principio de igualdad como fruto de una larga tradición machista y patriarcal de la sociedad española que, a pesar de tantos logros conseguidos, continúa tolerando diversas formas de maltrato contra las mujeres.

Tras agradecer su presencia a todos los asistentes, dieron por finalizado el acto con un minuto de respetuoso silencio en recuerdo de Isabel y de tantas mujeres víctimas de la violencia de género en nuestro país, confiando “en no tener que convocar más concentraciones como la de hoy”.

La concentración expresó el rechazo unánime de todos los vecinos, representantes de organizaciones ciudadanas y representantes políticos, que se puso de manifiesto también con la aprobación de una declaración institucional de repulsa apoyada unánimemente por todos los miembros del Consejo Territorial, el pasado 31 de marzo.