El presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, Francisco Caño, ha mantenido una reunión esta mañana con Javier López, secretario general de CC.OO. de Madrid y Gonzalo Martín, secretario general de política territorial de UGT en la sede de la FRAVM para manifestar el apoyo del movimiento vecinal a la organización de la manifestación convocada por ambos sindicatos en defensa de la sanidad pública.

Caño ha puesto de manifiesto que la pésima e interesada gestión de la crisis del Severo Ochoa constituye la gota que colma el vaso del paulatino proceso de privatización impulsado por el Gobierno de Esperanza Aguirre y ha anunciado que la FRAVM instará a las 220 asociaciones de vecinos federadas a sumarse a la manifestación porque “la defensa de la sanidad pública es cosa de todos”.

Los representantes de las tres organizaciones han coincidido en señalar que lo sucedido en el Severo Ochoa podría haber sucedido en cualquier otro centro ya que el problema de fondo se sitúa en la premeditada degradación de la sanidad pública gestionada por el equipo de Gobierno de Esperanza Aguirre. Los convocantes recuerdan que, a pesar de que Sanidad cuenta con una de las partidas presupuestarias más generosas, siguen faltando 60 centros de atención primaria y 5.000 profesionales, las listas de espera de pruebas diagnósticas llegan a alcanzar el año y tres meses y se producen derivaciones a centros privados para menguar la lista de esperas quirúrgicas, desviando así ingentes cantidades de dinero público para cumplir una de las promesas electorales más publicitadas, la de reducir la lista de espera quirúrgica.

En este sentido, los tres portavoces han manifestado su inquebrantable apoyo a los profesionales del Severo Ochoa que, como todos los que trabajan en la sanidad pública, trabajan con muy pocos recursos y una enorme presión asistencial y exigen al Gobierno de la Comunidad que depure responsabilidades, recordando que, Manuel Lamela, no es sino un mero gestor temporal de lo que es de todos.