Hartazgo, pero sobre todo, incomprensión. Esa es la sensación que recorre hoy Virgen de Begoña, en el distrito capitalino de Fuencarral-El Pardo, un barrio y una Zona Básica de Salud que el próximo lunes cumplirá un mes de cierre perimetral por la Covid-19. “No entendemos por qué nuestra colonia, que es una auténtica isla entre los hospitales de La Paz y Ramón y Cajal, sigue confinada a pesar de que la Tasa de Incidencia Acumulada de los últimos 14 días ha disminuido y hoy nos hallamos muy por debajo de otros barrios”, sostiene Pilar Martínez, portavoz de la Asociación Vecinal de Begoña, trasladando un parecer muy extendido entre sus habitantes.

La entidad no está en contra de las restricciones de movilidad como medida para contener y controlar la pandemia, pero no comprende por qué el confinamiento de la colonia continúa y, sobre todo, por qué “las autoridades no nos explican los motivos”. La asociación ha interpelado a la Comunidad de Madrid para conocerlos y poder trasladarlos a su vecindad pero aún no han obtenido respuesta alguna. Y mientras, el barrio vive su cuarta semana de cierre, a la vez que mira de reojo zonas vecinas que, a pesar de tener una Tasa de Incidencia Acumulada superior a Begoña, carecen de restricciones de movilidad. Según datos de la Comunidad de Madrid del pasado viernes, la incidencia de la Zona Básica de Salud (ZBS) de Begoña es de 306,2 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, mientras que la de Las Tablas es de 464,3, Pilar 346,9, Mirasierra 390,9 y Jazmín 361,4. ¿Cómo es posible que la colonia, que apenas rebasa los 7.000 habitantes, siga confinada cuando hay 19 ZBS en la capital que a día de hoy superan los 400 casos por 100.000 habitantes y no lo están?

Tal vez si la Consejería de Sanidad, además de enviar un SMS a los vecinos y vecinas de Begoña indicando su prohibición de salir del barrio cada vez que declara su confinamiento les explicase las razones, el malestar sería menor. Mientras tanto, todo queda en manos de la especulación, lo que alimenta el resentimiento. Begoña es un barrio muy popular, con un elevado porcentaje de población mayor. “Buena parte de nuestros mayores están ya vacunados y aquí solo tenemos un Mercadona y cuatro bares. No parece que supongamos un gran peligro, la verdad, no entendemos que se estén cebando con un barrio que casi no tiene nada”, indica Pilar Martínez.