El pasado mes de junio, el Gobierno de la Comunidad de Madrid anunció la clausura de las urgencias de atención primaria de Doctor Esquerdo y Barajas (Madrid), Aranjuez y Leganés durante los días laborables “por su poco uso”.

La noticia activó la alarma en el barrio leganense de La Fortuna cuyos vecinos llevaron a cabo encierros, concentraciones y manifestaciones durante semanas con el objetivo de revocar la orden de clausura de un servicio que presta asistencia a 17.000 personas de las cuales, aproximadamente el 70%, tienen más de 65 años y, de clausurar las urgencias del centro de salud Marie Curie, se tendrán que trasladar de lunes a jueves hasta el hospital Severo Ochoa, situado a 6 kilómetros del barrio. 

Las movilizaciones lograron solo aplazar la clausura del 1 de julio, inicialmente previsto, hasta el próximo 1 de octubre: de nada han servicio los encierros y manifestaciones.

Los vecinos, sin embargo, no claudican. Da muestra de ello Lucrecio Teba, un vecino jubilado de 64 años de edad que inició, en el día de ayer, una huelga de hambre indefinida. A las 19.30h, miembros de la AV Nueva Fortuna le recogieron en casa y le acompañaron al centro de salud Marie Curie, donde permanecerá sentado en una hamaca ingiriendo únicamente agua, suero y vitaminas hasta que el Gobierno autonómico dé marcha atrás y anuncie el mantenimiento del servicio de urgencias.

“No me han dejado otra salida”, lamenta Lucrecio, que recuerda que “hay mucha gente mayor que no tiene vehículo propio para trasladarse, como pretenden, hasta el hospital Severo Ochoa”. Además, subraya, el servicio de urgencias atiende una media de 10 casos al día, una cifra que justifica su mantenimiento. “Yo he visto los registros”, asegura.

Ante quienes se sorprenden de la contundencia de la decisión adoptada, esgrime que el pasado mes de julio envió una carta a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, con copia al alcalde de Leganés, Jesús Gómez, advirtiendo de sus intenciones en caso de que no revocara la polémica medida.

En declaraciones a Europa Press, Lucrecio informa que ‘desde la Comunidad no se han dignado a responder y del Ayuntamiento han venido dos personas para explicar que están moviendo el tema para que las Urgencias no se cierren’.

Lucrecio mantendrá la huelga de hambre ‘hasta que aguante’, acompañado por un grupo de vecinos de la Asociación Vecinal La Fortuna, que se turnarán a tal efecto, y por los médicos del centro, que vigilarán sus constantes ya que padece de hipertensión.