La ampliación del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) fuera del límite de la M-30 fue declarado ‘nulo por no ser conforme a derecho’ por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 26.

La sentencia judicial considera que el concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, no es competente para ampliar el área de funcionamiento del SER toda vez que una medida así ha de ser aprobada por el Pleno del Consistorio, y no por decreto.Los colectivos antiparquímetros, que durante tres años y medio han canalizado en las calles la oposición vecinal a la polémica medida, recuerdan que la ampliación no afecta sólo a los barrios periféricos, sino a otros situados dentro del perímetro de la M-30 y exigen al Ayuntamiento de la capital que “cumpla cuanto antes la sentencia”. Los colectivos piden a los responsables municipales que “reintegre a los vecinos los importes cobrados indebidamente por las tarjetas de residente, la sanciones impuestas por no tener colocado el tique de estacionamiento regulado y por los tiques de los parquímetros”. Consideran, además, que “la justicia debe revisar, a la luz de la sentencia confirmada, las multas, las condenas y las sanciones impuestas a los vecinos con motivo de las luchas contra la implantación de los parquímetros”.Los colectivos advierten que van a continuar su lucha “hasta el final” y exigen:

1-     La retirada inmediata de los parquímetros de los barrios en los que han sido claramente rechazados.

2-     La negociación con los vecinos de otros barrios afectados por la sentencia, para el posible mantenimiento o no de la zona SER.

3-     La revisión, a la luz de estas circunstancias, de los contratos firmados con las empresas concesionarias en 2006, y que han quedado sin validez.

4-     La devolución íntegra a todos los vecinos de las cantidades cobradas indebidamente por las tarjetas de residente, las multas y los tiques.

5-     La revisión de las condenas y sanciones impuestas con motivo de las protestas vecinales realizadas.

6-     La compensación por los perjuicios ocasionados a los pequeños comerciantes de Después de tres años y medio de luchas vecinales, la justicia sentencia que la ampliación de los parquímetros a la periferia llevada a cabo en 2006 no sólo es injusta, sino ilegal.

“Esperamos -concluyen- que el Ayuntamiento actúe con diligencia para cumplir todas las consecuencias de la sentencia. En juego está la talla democrática de sus máximos responsables y su concepción del servicio al ciudadano. En caso de obstrucción, apelamos a la justicia para que haga valer su autoridad, obligándole a cumplir esta sentencia, que llega tras muchos meses de paciente espera”. Los colectivos facilitarán a los vecinos cuantos medios tengan a su alcance (impresos, asesoría, etc.) “para que puedan recuperar las cantidades que el Ayuntamiento les cobró de manera ilegal”.