El barrio de Virgen de Begoña, en el distrito de Fuencarral presenta, como tantos otros barrios periféricos, algunas aristas que dificultan la convivencia de sus vecinas y vecinos. La malla de vías de circulación rápida (nudo norte de la M30, A-1, M-607 y las vías del ferrocarril) que lo envuelve, agrava su condición de isla con respecto al resto de la ciudad consolidada. Se suman a ello otras vulnerabilidades, como la obsolescencia e inadecuación de la edificación; la escasa calidad de la urbanización; una baja identidad del espacio colectivo y una estructura demográfica y socioeconómica debilitada por el carácter monofuncional de la zona, problemas todos ellos denunciados insistentemente por la AV Barrio de Begoña.

Dispuesta a pasar de la protesta a la propuesta, la asociación comenzó a trabajar hace unos meses con la Asociación Familiar Begoña y Paisaje Transversal, una plataforma que, en sus palabras, “trabaja sobre nuevos modelos de gestión urbana desde un punto de vista transdisciplinar y participativo”, para poner en marcha lo que denominan un proceso de bottom-up capaz de “aportar soluciones para la regeneración integral de la colonia”.

Y así, durante las últimas semanas, las vecinas y vecinos han podido participar en numerosas iniciativas destinadas a imaginar ese otro barrio posible a través, por ejemplo, de juegos de mesa gigantes mediante los cuales daban uso a los espacios interbloques ahora abandonados u organizar unas fiestas populares para alimentar la identidad colectiva y el sentimiento de pertenencia a una comunidad.

Todo ello ha sido plasmado en una exposición titulada “VdB. Regeneración urbana participativa” y que será inaugurada el próximo jueves 6 de septiembre en el CentroCentro de Madrid, en la nueva sede del Ayuntamiento en la Plaza de Cibeles, donde permanecerá abierta el público hasta el 28 de octubre de 2012.