El Huerto del Rey Moro era un espacio verde y sin urbanizar inserto en el caos del casco histórico de Sevilla. El Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad calificaba la parcela como de uso residencial. El futuro le deparaba, por tanto, bloques de edificios. La Asociación de Amigos de la Huerta del Rey Moro, sin embargo, ocupó el lugar el 15 de febrero de 2004 para construir en él un lugar de encuentro y disfrute del vecindario. Poco a poco y haciendo acopio de material reciclado, lograron crear varios huertos que las vecinas y vecinos mantienen de forma autogestionada.

El éxito de la iniciativa es tal que la Gerencia de Urbanismo de la capital hispalense ha descartado la construcción de las 40 viviendas contempladas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Por el momento, por tanto, la antigua huerta medieval situada entre las calles Sol y Enladrillada sigue siendo verde, como se puede ver en el siguiente vídeo.

Tu basura vale un huevo

En la misma ciudad y desde hace tres años, se desarrolla un proyecto que bajo el expresivo nombre de ‘Tu basura vale un huevo’ promueve la recogida y reciclaje de la basura biodegradable, que en Andalucía representa un 47% del total de los desechos domésticos.

El proyecto se lleva a cabo en un antiguo vivero de la Expo’92 que fue cedido por el Ayuntamiento de Sevilla a la Confederación Ecologista Pacifista de Andalucía para establecer allí la sede de Ecologistas en Acción.

Desde entonces, el centro ha acogido diferentes iniciativas de educación ecológica y cursos de formación ambiental, así como la construcción de 50 huertos sociales cedidas preferentemente a hortelanos jubilados y parados que han incorporado esta actividad como parte muy importante de sus vidas, y donde la relación personal y colectiva es tan importante como la cosecha de productos sanos, producidos con un gran respeto ambiental, que llevan a sus casas para su autoconsumo.

Es en este contexto donde surge una iniciativa dirigida a poner de manifiesto la penosa gestión de la basura en Sevilla y proponer una alternativa ecológica y socialmente enriquecedora ofreciendo huevos ecológicos de las gallinas que viven en el centro a cambio de la basura orgánica que las vecinas y vecinos llevan para alimentarlas. Este vídeo pone de manifiesto que, además de los beneficios cuantificables (semanalmente se recogen unos 120 kilos de basura que dejan de llevarse al vertedero; desde el inicio del programa se han repartido más de 12.000 huevos) existen otros que se dejan sentir en la mejora de la convivencia de un barrio humilde de Sevilla, el barrio de San Jerónimo.