Desde hace años, las vecinas y vecinos de Morata de Tajuña y de los municipios del entorno se han manifestado en multitud de ocasiones en contra del proyecto del Ejecutivo de instalar una central térmica a escasos 1.500 metros del casco urbano morateño. La oposición a la implantación de la central llegó incluso a poner de acuerdo, por primera vez en esta legislatura, a todos los grupos parlamentarios con representación en la Asamblea de Madrid (PP, PSOE e IU) en torno a una proposición no de ley, planteada por IU, para tomar medidas al objeto de paralizar la instalación de la central y rechazar ‘la construcción de cualquiera de las centrales térmicas de ciclo combinado, mientras no se garantice su sostenibilidad medioambiental’ ya que el sureste de la Comunidad está saturada de explotaciones de energía eléctrica. Juan Carlos Copa, portavoz de la A.V. Morata de Tajuña señala que “las vecinas y vecinos estamos hartos de que pretendan convertir el sureste, que concentra el 75% de las instalaciones industriales más contaminantes, en el vertedero de la Comunidad de Madrid con la implantación de centrales térmicas de ciclo combinado en los municipios Villamanrique de Tajo, Fuentidueña, Morata de Tajuña, Estremera, Valdemingómez, Paracuellos del Jarama y Pinto. En Morata estamos conviviendo con una cementera que es responsable del 67% de la contaminación industrial registrada en la región y aún quieren instalar una central que emitirá más 2,5 millones de toneladas de CO2, una cantidad equivalente al dióxido de carbono emitido por 500.000 vehículos durante todo un año de funcionamiento. El Gobierno del talante está despreciando la lucha de los miles de vecinas y vecinos de todos los colores políticos que llevamos peleando más de seis años contra este proyecto. Pero no va a poder seguir mirando a otro lado, porque no vamos a parar”.

Hasta el momento, sin embargo, el Gobierno sigue adelante con su propósito y ha convocado al Ayuntamiento de la localidad a una reunión que tendrá lugar el próximo 12 de marzo para iniciar la expropiación de los terrenos donde se instalará la central.

Por todo ello, los trece ediles del Ayuntamiento de Morata (6 del PP, 3 del PSOE, 3 de Unidos por Morata y 1 de IU) han acordado hacer frente común anunciando que dimitirán si el Ejecutivo no paraliza el proyecto de instalación de la central.

También dieron muestra de la unanimidad generada en torno a la oposición a la central en la tradicional pegada de carteles que abre oficialmente la campaña electoral. Los trece ediles, acompañados por miembros de la A.V. Morata de Tajuña y de la Plataforma ciudadana de la localidad, se dieron cita a las 24h. del jueves 21 de febrero para colocar pancartas en las cuatro carreteras de acceso a Morata e iniciar una única pegada de carteles con el lema “No a la térmica”. Acto seguido, los trece ediles se encerraron en el Ayuntamiento en protesta por la instalación de la polémica central.

El domingo 24 de febrero, todas las vecinas y vecinos de Morata de Tajuña y de los municipios colindantes están invitados a participar en una concentración de apoyo a los concejales que tendrá lugar a las 13h. en la plaza municipal a la que asistirá Nacho Murgui, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM).