“El concejal presidente de la Junta de Distrito de Chamberí, Javier Ramírez (PP), no es, precisamente, un entusiasta de la democracia. Ignora a las vecinas y vecinos y a sus asociaciones; desprecia cuando no niega, los espacios de participación vecinal; no pierde ocasión para privatizar los servicios públicos; convierte la calle en un concierto sin control de terrazas y ruidos; y si de él dependiera, los valores de la democracia ya habrían sido arrojados al cuarto trastero”. De esta manera arranca un comunicado que la Asociación de Mujeres “Nosotras Mismas”, la Asociación Vecinal El Organillo de Chamberí y la Casa de Cultura y Participación Ciudadana han hecho público con motivo de una concentración que han convocado esta tarde en la Plaza de Chamberí. No es frecuente que el movimiento asociativo y vecinal llame a protestar contra un concejal de distrito, pero el comportamiento de Ramírez ha sido y es tan nefasto y autoritario que hoy los citados colectivos sacarán a la calle su malestar y pedirán una rectificación, exactamente lo mismo que hicieron el pasado 15 de febrero las agrupaciones de la Coordinadora Vecinal de Fuencarral-El Pardo, el otro distrito que gobierna Ramírez.

La concentración de esta tarde se celebrará desde las 16:30 a las 18:30, y tendrá lugar ante la Junta Municipal de Chamberí, coincidiendo con el arranque del pleno del distrito, previsto para las 17:30.

Los colectivos de barrio aprovecharán el acto para protestar por “el ocio sin control de la hostelería y el ruido”. “Buena parte de nuestras calles y zonas de aparcamiento ya son terrazas y los decibelios han ganado la batalla al sueño nocturno y al descanso”, sostienen en su comunicado, un problema que ni el concejal ni Cibeles, que desde el inicio de la pandemia bailan al son de los intereses del sector hostelero, parecen interesados en resolver.

Además, solicitarán que el polideportivo de Cea Bermúdez, actualmente en remodelación, “no pierda su condición de servicio público y sea un espacio para los deportes de equipo, con uso prioritario del CEIP San Cristóbal y de los equipos del distrito”. Desde hace un par de semanas las familias de este colegio denuncian que el Ayuntamiento ha modificado el proyecto inicial del nuevo Centro Deportivo Municipal con el fin de eliminar la cancha construida para baloncesto y fútbol sala y reemplazarla por un gimnasio de gestión privada. La AMPA del centro educativo, que intervendrá en el pleno, ha realizado un llamamiento a participar en la concentración.

A continuación reproducimos el contenido íntegro del comunicado de las asociaciones convocantes de la concentración de esta tarde:

Al concejal Ramírez no le gusta la participación vecinal

El concejal presidente de la Junta de Distrito de Chamberí, Javier Ramírez (PP), no es, precisamente, un entusiasta de la democracia. Ignora a las vecinas y vecinos y a sus asociaciones; desprecia cuando no niega, los espacios de participación vecinal; no pierde ocasión para privatizar los servicios públicos; convierte la calle en un concierto sin control de terrazas y ruidos; y si de él dependiera, los valores de la democracia ya habrían sido arrojados al cuarto trastero.

Nada más tomar posesión de su cargo como presidente de la Junta Municipal de Distrito retiró la pancarta contra la violencia de género que colgaba del balcón de la Junta de Chamberí, y como una declaración de intenciones cerró el espacio cedido para uso vecinal en Bravo Murillo.

La anterior Corporación aprobó e impulsó una ambiciosa instalación polideportiva en la calle Cea Bermúdez 3 y 5, que el Ayuntamiento de PP y Cs ha terminado de ejecutar. Una instalación que asociaciones vecinales y centros educativos del distrito, principalmente el Colegio Público San Cristóbal, reclamaron para la práctica colectiva del deporte, abierta y accesible a las vecinas y vecinos de Chamberí. Pero en manos de este ayuntamiento, la inversión y los servicios públicos acostumbran a convertirse en espacios de gestión privada, con barreras económicas para su uso, y alejados del deporte de equipo, tanto escolar como ciudadano. Por eso exigimos que el polideportivo de Cea Bermúdez no pierda su condición (titularidad y gestión) de servicio público y sea un espacio para los deportes de equipo, con uso prioritario del CEIP San Cristóbal y de los equipos del distrito.

El Ayuntamiento de Madrid y de forma singular, la Junta de Distrito de Chamberí, han sido abducidos por el ocio sin control de la hostelería y el ruido. Buena parte de nuestras calles y zonas de aparcamiento ya son terrazas y los decibelios han ganado la batalla al sueño nocturno y al descanso. Un modelo de ciudad que, dijeron, tenía fecha de caducidad, pero que se ha extendido por el distrito sin que se atisbe en el horizonte ningún cambio, regulación o iniciativa para volver a la situación prepandémica. Las asociaciones vecinales no hemos dejado de luchar y de manifestarnos contra las terrazas inusuales y el ruido. Y lo vamos a seguir haciendo para recuperar las calles, los paseos y el descanso.

En unos meses se celebran las Fiestas del Carmen. El concejal Ramírez, fiel a su escasa empatía con las vecinas y vecinos, no quería ver casetas de asociaciones en la Plaza de Chamberí. Solo partidos y porque no tenía más remedio. Parece que la presión del movimiento asociativo y la crítica de los grupos municipales progresistas podrían doblarle el pulso y lograr que Chamberí se vista de fiesta, participación vecinal, encuentro y entretenimiento. Unas fiestas que dispongan de Punto Violeta contra las violencias machistas. Otra cosa será el programa de festejos, que decide el equipo de gobierno de PP y Cs.

MIÉRCOLES, 6 DE ABRIL, DE 16:30 A 18:30 HORAS, CONCENTRACIÓN VECINAL EN LA PLAZA DE CHAMBERÍ CONCEJAL RAMÍREZ, ERES UN SERVIDOR PÚBLICO, ESCUCHA AL VECINDARIO; ES TU OBLIGACIÓN ASOCIACIÓN DE MUJERES “NOSOTRAS MISMAS”, ASOCIACIÓN VECINAL “EL ORGANILLO”, CASA DE CULTURA Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA