El pasado 18 de julio la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó, con los votos en solitario del PP, la ordenanza de Terrazas y Quioscos de Hostelería y Restauración de Madrid, una norma que a juicio de la Plataforma Vecinos Madrid Centro, formada por las asociaciones vecinales Cavas y Costanillas, Chueca, Barrio de Las Letras, Ópera-Austrias, Plaza Mayor y Vecinos Plaza Santa Ana, condenará a los vecinos del distrito a soportar más noches en vela, calles más sucias y mayores dificultades para caminar, en especial para peatones invidentes o con movilidad reducida. Todo ello “sirviéndose como excusa del paro y la crisis económica”.

La nueva normativa, tramitada por vía de urgencia, no incluye ninguna de las alegaciones vecinales presentadas. A pesar de ello, la delegada de Hacienda, Concepción Dancausa, alega que el texto regulador, ‘tiene muy en cuenta el bienestar de los vecinos’, una afirmación que en absoluto comparten las mencionadas asociaciones para las cuales el Ayuntamiento “acelera su estrategia, iniciada hace años con la eliminación de bancos y árboles de las plazas y sospechosas peatonalizaciones, para privatizar el espacio público”. Con esta nueva ordenanza, remachan, “los hosteleros fundamentalmente se apropiarán de nuestras plazas a calles a un precio ridículo, entre 10 y 74 euros por metro cuadrado, poniendo en evidencia el modelo de ciudad que nos ofrece Botella, en el que los ciudadanos tendrán que pagar a un hostelero por disfrutar de una plaza o una calle, cuya construcción y mantenimiento se pagó con sus impuestos. Según cifras del propio Ayuntamiento ya se ha ocupado suelo público equivalente al tamaño de 50 campos de futbol con terrazas en Madrid”.

De acuerdo a la nueva ordenanza, una terraza podrá abrir de un día para otro. Si sus propietarios incumplen la ordenanza (“y la incumplen sistemáticamente más del 80%”, apunta la plataforma), “tardará meses en pagar las sanciones que supuestamente le fueran impuestas” mientras sigue funcionando hasta que el levantamiento de las terrazas del que habla la ordenanza se lleve a cabo ya que solo hay un camión destinado a ese efecto en un distrito en el que se acumulan miles.

El nuevo marco legal amplía el tipo de establecimientos que podrán instalar terrazas a hoteles y otros con una actividad de hostelería como uso asociado, como teatros, academias, tiendas, museos o gimnasios. También recoge la posibilidad de instalar terrazas de más de 100 metros cuadrados sin necesidad de acudir a la Comisión Especial de Terrazas para su autorización, como hasta ahora.

Se permite, asimismo, instalar mesas altas, bancos, aparatos de climatización elementos que delimiten o acondicionen la terraza.

Foto: ACIBU.