Vecinos de Latina y Carabanchel se concentraron desde las siete de la tarde del día 15 de junio frente a la sede del Ministerio del Interior para protestar por el convenio sobre la cárcel de Carabanchel que esta mañana firmarán el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y que, entre otras actuaciones, contempla la construcción de más de 650 viviendas.

La concentración pretendía ser una vigilia hasta la hora de la firma del convenio entre Gallardón y Rubalcaba. Tras varias horas plantados en el Paseo de la Castellana, los antidisturbios obligaron a levantar la protesta y procedieron a identificar a todos los presentes.

El protocolo de intenciones que definirá el desarrollo urbanístico de los terrenos que ocupa la antigua cárcel de Carabanchel deriva del acuerdo adoptado hace algunos días entre el Ministerio del Interior y el Ayuntamiento deMadrid, que fue respaldado por PP y PSOE en el pleno municipal del mes mayo y rechazado por IU.

Los vecinos se oponen a las medidas incorporadas en el acuerdo, que contempla la construcción de 650 viviendas, de las que al menos el 30% será de protección pública, y un hospital de gestión privada. Las asociaciones vecinales de Latina, Carabanchel Alto y Parque Eugenia de Montijo que convocaron la vigilia exigen que los terrenos se destinen íntegramente a equipamientos sociales y concretan algunas de sus peticiones, como un hospital de gestión pública “cien por cien”, a un centro para la paz y la memoria histórica y a una residencia para la tercera edad.

Las organizaciones vecinales acusan a Interior y al Ayuntamiento de “acelerar sus planes especulativos” para firmar un acuerdo “a espaldas de los vecinos”, con los que nunca se han llegado a reunir incumpliendo así el compromiso adoptado con el movimiento vecinal.