La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) ha remitido al ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, una carta de denuncia por el incremento de tarifas eléctricas anunciada por cuanto repercutirá en el encarecimiento de la vida en un momento en el que se deberían promover políticas de contención de precios para mantener, en lo posible, el poder adquisitivo. A juicio de la FRAVM, la subida de las tarifas eléctricas pone de manifiesto el contraste entre la escasa sensibilidad de las administraciones con las familias con menor poder adquisitivo y las acciones gubernativas encaminadas a atender unas recomendaciones europeas cuyo propósito no es otro que el de mantener el alto nivel de beneficios de las compañías suministradoras.

En la comunicación dirigida a Sebastián, la FRAVM recuerda que la adopción de la “tarifa nocturna” que el Gobierno promovió en 1992 supuso una importante inversión para los usuarios con la promesa de que se amortizaría con el ahorro en el recibo de la luz. Lamentablemente el nuevo decreto no sólo incrementará los recibos al punto de hacer imposible la amortización de aquellas inversiones, sino que obligará a otras nuevas valoradas en unos 300 euros para instalar los relojes para controlar el consumo. Además, resulta imposible que los usuarios de la tarifa nocturna puedan contratar la nueva tarifa social de 3000 watios anunciada por resultar insuficiente para alimentar el sistema de calefacción que instalaron en su día. Es decir, en la actualidad, hay miles de familias que son prisioneras de la medida de ahorro energético promovida en su momento por el Gobierno.

La FRAVM pide, por tanto, al Ministerio de Industria que asuma parte de los costes de adaptación de las instalaciones para adecuarse a la nueva tarifa de ahorro energético.