Cerca de 1.500 personas recorrieron el pasado 30 de marzo las calles entre Marqués de Vadillo y Oporto para apoyar las reivindicaciones de los usuarios, familiares y trabajadores de los centros ocupacionales Magerit, Fray Bernardino y el Centro de Atención a Discapacitados Psíquicos de Arganda del Rey, tras el cierre urgente ordenado por el Gobierno regional ante los problemas estructurales de los edificios que podrían poner en peligro la seguridad de trabajadores y usuarios.

La Plataforma de afectados celebró el ”gran éxito”de la movilización, sobre todo “teniendo en cuenta que, según la Consejera de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo, sólo somos 30 familias disconformes” y anunció que volverán a convocar movilizaciones si ésta no da una respuesta satisfactoria a sus reivindicaciones: acceder a los informes de la Consejería obteniendo unos estudios técnicos detallados completos y fiables de las edificaciones; encontrar centros alternativos donde poder trasladar a todos los usuarios y profesionales juntos, donde puedan recibir las mismas atenciones y servicios y un compromiso, por parte de la Consejería de Servicios Sociales, de plazos de las reformas y retorno de los usuarios a sus centros de origen. Estas reivindicaciones son, en palabras de la Plataforma, “perfectamente asumibles por la Consejería, salvo que existan otro tipo de intereses, como recortar los servicios públicos”.

Al término de la manifestación, que concluyó frente al centro ocupacional Magerit, donde miembros de la Plataforma permanecen encerrados desde hace 22 días, anunciaron que “si seguimos sin recibir soluciones, seguiremos encerrados, seguiremos movilizándonos y, en quince días, volveremos a manifestarnos hasta la Puerta del Sol”.