“Lo que sí se ha demandado e incluido en la propuesta vecinal del proyecto es la ubicación de un tatami (entendiéndolo como una pequeña elevación acolchada sin delimitar de forma física, es decir, sin estructuras ni cuerdas)”, pensado para el entrenamiento de “deportes como el boxeo (algo que actualmente se realiza bajo el puente), el judo, el taekwondo o el kárate, los tres primeros deportes olímpicos, y el kárate que se estrenará en Tokio 2020”, aclaran los grupos motores del proceso participativo, entre los que se encuentra la Asociación Vecinal Los Pinos de Retiro Sur. Nunca para realizar competiciones o combates al aire libre. Además, “dicho espacio también podría utilizarse para otro tipo de disciplinas deportivas que requieran un suelo blando o, simplemente, para que los niños y niñas del barrio puedan jugar y correr sobre él”.

“Nos apena y entristece la polémica suscitada y volvemos a pedir que, antes de sacar noticias inexactas sobre el proyecto, se pongan en contacto con nosotras”, invitan sus impulsores, recordando que todo el contenido del proceso participativo está recogido en el blog https://pacificopuenteabierto.wordpress.com/ y su información estotalmentepública.Como puede leerse, Pacífico Puente Abierto es el nombre de una iniciativa que, a partir de una metodología de participación ciudadana, propone transformar la zona del viejo “scalextric” de Pacífico a partir de la la remodelación de los equipamientos deportivos existentes y de una intervención artística, todo ello con el objetivo de potenciar el uso de un lugar infrautilizado y de crear un hito de referencia en el barrio. La instalación del tatami bajo el paso elevado es solo una de las propuestas que han surgido en los meses precedentes en el marco del proceso participativo.

De todas formas, sus promotores tienen claro que “si como dice el señor Esteban Ibarra y el Movimiento contra la Intolerancia la instalación de dicho tatami infringe alguna ley (situación que nosotras desconocíamos), estudiaremos la retirada del proyecto de este elemento, algo que, sobre todo, tendrán que valorar los técnicos municipales, que conocen en mayor profundidad la legislación vigente”. Esta propuesta vecinal emana de un proceso en cuyo marco se han realizado once talleres diferentes, con distintas metodologías participativas, “por lo que puede que, en nuestra falta de formación en el ámbito legal, hayamos incurrido en algún error”, reconocen. “Hubiéramos agradecido al señor Ibarra que dichas consideraciones y preocupaciones nos las hubiera hecho llegar a nosotras y no a un medio de comunicación, aunque eso le supondría poner su grano de arena al proyecto y no buscar cierta notoriedad pública a costa del trabajo realizado por las asociaciones y los vecinos y vecinas del distrito”, remachan.

¿Racistas e intolerantes?

“Lo que no estamos dispuestas a tolerar son las acusaciones de “violentos, intolerantes y racistas” que se han realizado a los medios de comunicación”, subrayan las entidades de Pacífico Puente Abierto, una de las cuales es un colectivo de ecua-voley (modalidad de Voleibol practicada en Ecuador). Durante todo el proceso, además, han participado personas de diversas etnias, religiones y condición social. “Algunos de los colectivos presentes en el proyecto llevamos muchísimos años peleando de manera frontal contra el racismo y en defensa de la diversidad en nuestros barrios desde la base y el trabajo de calle, valores compartidos por el conjunto de las entidades participantes del proyecto”, recuerdan estas en un comunicado, antes de continuar: “no aceptamos que venga a darnos lecciones de moral nadie, ni vamos a quedarnos calladas ante dichas difamaciones interesadas, por lo que exigimos una inmediata rectificación por parte del señor Esteban Ibarra”. “Nosotras llevamos en la sangre construir puentes, nunca barreras” concluyen los colectivos de Pacífico Puente Abierto.