La FRAVM y las asociaciones vecinales Jarama y Parque Henares, a mandato de las familias afectadas por las grietas del suburbano a su paso por San Fernando, han solicitado dos veces en el último mes una reunión a Pedro Rollán, consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, con el fin de conocer de primera mano los planes de su gabinete para solucionar un problema que mantiene en vilo a la localidad del Henares. Pero ante el silencio mostrado por el responsable regional, los damnificados han iniciado una ronda de contactos con los grupos políticos con representación parlamentaria para recabar su apoyo y ampliar su presión.

Así, tras mantener un encuentro con el Grupo parlamentario del PSOE, ayer lunes 11 de enero una comisión compuesta por seis afectados, las entidades vecinales citadas y el presidente de la FRAVM, se reunió con Laura Díaz Román, diputada de Podemos y vocal de la Comisión de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Asamblea de Madrid. La parlamentaria, además de asegurar “todo su apoyo y colaboración”, se comprometió con los afectados a mantener el contacto y trasladares toda la información sobre los planes de Ejecutivo que logre reunir.

“Seguimos insistiendo en la petición de reunión con el consejero de Transportes, lo haremos las veces que haga falta hasta que nos reciba”, indicó la asociación Parque Henares en su perfil de Facebook tras el encuentro. “También tenemos previsto una reunión con el grupo de Ciudadanos, tenemos que hacer llegar a todos los niveles de la Comunidad de Madrid toda la problemática que está ocasionando el metro en nuestra ciudad” anunció también la entidad.

Recordemos que el pasado 13 de diciembre, dos días después de manifestarse ante las obras del metro en San Fernando de Henares, varias decenas de vecinos del municipio se concentraron ante la sede de la Consejería de Transportes en Madrid. Allí, Pedro Rollán accedió a reunirse con la alcaldesa de San Fernando, Cati Rodríguez, algo que volvió a hacer al día siguiente. Fruto de estos encuentros, desde esa jornada, los trabajos del metro se suspenden cada noche con objeto de facilitar el descanso del vecindario, tal y como este había solicitado.

Pero lógicamente no son los ruidos y el intenso polvo que generan las obras lo que más preocupa a las y los habitantes de San Fernando sino las enormes grietas provocadas por el suburbano, que hoy afectan a 300 hogares y que han obligado a derruir parte del complejo educativo El Pilar y a desalojar la escuela infantil El Tambor. Por eso los damnificados reclaman reunirse urgentemente con el consejero y conocer de primera mano el alcance de los daños, su origen y los planes que tiene previsto desarrollar su equipo técnico. En su batalla, cuentan con el apoyo cerrado de la FRAVM, cuya dirección se reunió con ellos el 2 de diciembre en San Fernando de Henares.