En octubre de 2016, la Asociación de Vecinos del Municipio de Majadahonda presentó un escrito dirigido al alcalde denunciando los malos olores procedentes de esta instalación. Un mes después, la Concejalía de Medio Ambiente respondía a la entidad explicando que el problema se debía a un incendio en la sala de filtros, provocado por un acto vandálico, ya que se habían vertido rescoldos mal apagados. Teóricamente, el Ayuntamiento reparó la avería y los malos olores desaparecieron.

Pero desde hace mes y medio, los vecinos y vecinas del Parque de Ferencvaros soportan nuevamente una pestilencia desagradable e insalubre. Y no solo ellos. También los numerosos paseantes que circulan por la zona verde, para los niños y familiares que acuden al parque infantil situado en su interior.

La asociación vecinal ha entregado nuevamente un escrito al Ayuntamiento solicitando que resuelva de una vez por todas estos problemas.