El cierre de la M-50 proyectado por el Gobierno regional dará lugar a graves consecuencias medioambientales y urbanísticas en los municipios de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. La clausura por el norte de la tercera carretera de circunvalación partirá Sanse en dos, destruirá 200.000 metros cuadrados de parque, acercará una vía con gran intensidad de tráfico a varios edificios de viviendas e incrementará de forma notable la contaminación atmosférica y acústica.

Tal diagnóstico fue recogido en dos mociones aprobadas por el Ayuntamiento de Sanse en octubre de 2005 y en octubre de 2010, en las que se pedía el cierre se hiciera mediante “un túnel que tenga su origen en el punto en el que finaliza la actual M-50 y que salga a cielo abierto una vez evitada la afección sobre la Dehesa Boyal y el resto del parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares”.

Apenas tres meses después, el 13 de enero de 2011, las asociaciones y colectivos que forman parte de la Plataforma M-50 No descubrieron en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid que el Avance del Plan General de Ordenación Urbana de San Sebastián de los Reyes reserva el suelo necesario para el cierre de la M-50de acuerdo al anteproyecto que el Gobierno regional de Madrid sometió a información pública en 2008. “Dos años después -denuncian los portavoces de la Plataforma- ni el estudio ni el anteproyecto de la M-61 han sido aprobados definitivamente, por lo que no se puede considerar un documento en firme que condicione el Plan General de San Sebastián de los Reyes”. Es más, en la comisión de Urbanismo de la Asamblea de Madrid celebrada el 17 de diciembre de 2010 la diputada popular García Nieto anunció que el Ejecutivo autonómico está “realizando la revisión del proyecto y un nuevo proyecto”considerando “las mociones de San Sebastián de los Reyes y muchísimas más cosas que la ciudadanía y otros colectivos han plantado a la Comunidad de Madrid”.

Esta declaración constituye, para la plataforma, “un reconocimiento público de que el estudio de 2008 ha quedado obsoleto” y de que “el anteproyecto de M-61 de 2008 no puede servir como base para el diseño urbanístico de San Sebastián de los Reyes al ser un proyecto obsoleto y descartado por la propia Comunidad de Madrid”.