El Plan de Inversiones de Villaverde-Usera (Plan 18.000), negociado por el movimiento vecinal con la Comunidad de Madrid, siendo entonces presidente Alberto Ruiz Gallardón recogía, entre otras actuaciones, la remodelación de la avenida de los Rosales, la vía que va desde el nudo supersur de la M-40 hasta las inmediaciones del barrio de Nuevo Rosales. Las obras en cuestión fueron adjudicadas, por parte de la Comunidad de Madrid, en el año 2002. La remodelación de la avenida, sin embargo, nunca se llevó a cabo.

En la actualidad, la vía apenas tiene aceras a lo largo de 400 metros y en aquellos tramos donde sí las hay están hundidas e invadidas por el tráfico. La avenida, que soporta el intenso tráfico generado por la M-40, la avenida de Córdoba, la N-4 y el nudo supersur tiene un único paso de cebra en 850 metros de recorrido y no cuenta con semáforos a partir de la calle Zafiro, vía de acceso al barrio de Nuevos Rosales. La calle, denuncian sus vecinas y vecinos está completamente abandonada a su suerte, así como las escombreras ubicadas en el nudo sur y calificadas como “zona verde” o “parque” por el Ayuntamiento, por lo que reclaman ‘la eliminación de los puntos negros de evidente peligro para todos; la repavimentación de la avenida, la creación de rotondas, la multiplicación del número de pasos de peatones y la instalación de semáforos’.

Tras una masiva recogida de firmas y no pocas movilizaciones, los representantes de las asociaciones de vecinos del ámbito se dieron cita ayer con el viceconsejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Luis Armada. Según los portavoces de la A.V. Los Rosales, el Gobierno regional presentó un proyecto de remodelación de la avenida que ‘recoge sólo algunas de las propuestas vecinacles, como la ampliación del espacio dedicado al estacionamiento. Los representantes de la viceconsejería asumen que el proyecto es incompleto y que se trata sólo de una primera actuación que irá seguida de otras para completar todo el tramo de la avenida pendiente de reforma, como son los enlaces por el norte y por el sur. Pero una vez más no supieron dar un plazo. Todo apunta a que será un claro parche a una mala gestión en las infraestructuras del distrito. Sobre el enlace por el sur con San Martín, Armada se comprometió a ponerse en contacto con el ministerio de Fomento’.

De los colectivos presentes, nadie se opuso al proyecto, ‘pero ninguno salió contento. Por nuestra parte lo consideramos insuficiente, y seguiremos reclamando las actuaciones necesarias hasta que se complete la articulación del barrio con el resto del distrito y se de salida directa a los grandes distribuidores de circulación’.