La lluvia no impidió que unos 5.000 vecinos y vecinas de Carabanchel y Latina participaran el pasado sábado 18 de noviembre en dos manifestaciones que recorrieron las calles de ambos distritos y finalizaron en la cárcel de Carabanchel, cuyo suelo reclaman que se destine a dotaciones públicas, entre las que destaca la histórica reivindicación de un hospital.

Las marchas partieron a las 12 del mediodía desde el cruce de la calle Valmojado con Illescas en Latina, y desde la boca de Metro de Carabanchel en el distrito del mismo nombre. Sobre las 13,30 horas ambas marchas finalizaron conjuntamente en el exterior de la antigua cárcel, donde Mariano Gamo -veterano profesional sanitario y preso político en Carabanchel durante la dictadura franquista- leyó un comunicado que reivindicaba un hospital de referencia para dar una cobertura digna a los más de 500.000 vecinos de ambos distritos.

El manifiesto insistía, asimismo, en la necesidad de que las dotaciones sanitarias delas que son deficitarios Latina y Carabanchel –además del hospital, son necesarios más centros de salud y de especialidades para mitigar las desbordadas listas de espera actuales- tengan carácter público.

Los vecinos desplegaron una gran pancarta en la azotea de la antigua cárcel con el lema “Hospital Ya” y soltaron decenas de globos que elevaron otra pancarta en la que se leía la reivindicación común de ambos distritos: “Los terrenos de la cárcel para fines sociales”.

La convocatoria se suma a las decenas de iniciativas ideadas por los vecinos para lograr la construcción del hospital en los terrenos de la cárcel, para lo cual ‘el ministerio del Interior debe renunciar al proyecto especulativo heredado de la anterior legislatura para construir más de mil viviendas de precio libre. Además, la Comunidad de Madrid debe comprometerse a construir el hospital y el Ayuntamiento de Madrid debe modificar el planeamiento urbanístico actual’. Los portavoces vecinales de ambos distritos han insistido en la necesidad de que las tres administraciones alcancen un acuerdo y han recordado la continuidad de la campaña de recogida de firmas que están realizando con este objetivo.

Además de las vecinas y vecinos de ambos distritos, representantes de las entidades ciudadanas convocantes de la manifiestación y de la FRAVM, acudieron diversas asociaciones por la Memoria Histórica que reclaman que una parte del antiguo recinto de la cárcel de Carabanchel se conserve en recuerdo de la lucha de las víctimas de la dictadura que fueron encarceladas, torturadas y ejecutadas entre estos muros por sus ideas políticas.