El 2 de octubre pasado, la FRAVM, en representación de las radios comunitarias asociadas, pedía a Joan Clos, ministro de Industria, Turismo y Comercio que impulsara la aceleración de la tramitación de la Ley General Audiovisual para que, de esta manera, las entidades ciudadanas sin ánimo de lucro cuya existencia legitma el proyecto de ley puedan solicitar a la Comunidad de Madrid una reserva de licencias para medios no lucrativos.

Más de un mes después, la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) denuncia la exclusión de las radios comunitarias del reparto de las últimas licencias de Frecuencia Modulada por el retraso en la tramitación de la esperada Ley Audiovisual. La organización manifiesta su sorpresa ante la situación de las radios libres en el Estado español ‘donde se continúan manteniendo marcos regulatorios claramente discriminatorios que impiden que entidades ciudadanas puedan optar a licencias de radio y televisión para desarrollar proyectos sociales sin ánimo de lucro (emisoras comunitarias). Tras más de 25 años de trayectoria y reivindicaciones de reconocimiento de las radios comunitarias, los diferentes Gobiernos estatal y autonómicos no han dado respuesta a esta importante demanda ciudadana. Una situación que contrasta con la de otros países europeos, que desde hace bastantes años reconocen la importancia de los medios comunitarios y fomentan su desarrollo.

Las anunciadas reformas audivisuales y las medidas para el fomento de la pluralidad -añaden- siguen marginando a los medios comunitarios. Las intenciones mostradas por el Gobierno son reconocer la existencia de medios no lucrativos pero con importantes restricciones en cuanto número de licencias y cobertura (lo que supone una clara discriminación respecto a los medios públicos y comerciales), pero ni tan siquiera estas medidas se están haciendo efectivas’.

Los portavoces de AMARC, que celebra estos días en Jordania su noveno Congreso Internacional, señalan que lo más preocupante es ‘que el continuo retraso por parte del Gobierno español para aprobar el Proyecto de Ley General Audiovisual (…) hará que las entidades sin ánimo de lucro no puedan optar a licencias de radio y televisión ya que los Planes Técnicos de Radio en FM y Televisión digital se han aprobado antes de la entrada en vigor de esta ley. Así que los medios comunitarios están quedando excluidos del reparto de frecuencias y tendrán que esperar varios años para poder optar a nuevas licencias’.

Por todo ello, piden tanto al Gobierno estatal como a los autonómicos ‘compromisos para garantizar el acceso de entidades ciudadanas a frecuencias de radio y televisión; que eliminen las trabas que impiden que estas entidades puedan ejercer su derecho a difundir y expresarse y que reserven un porcentaje de frecuencias para destinarlas a emisoras comunitarias’ a fin de sentar las bases de un Tercer Sector Audiovisual que garantice mayores cotas de pluralidad en el ámbito de los medios de comunicación.

AMARC es una organización no gubernamental internacional integrada por cerca de 3.000 miembros de organizaciones de 110 países reconocida como organismo consultivo de la UNESCO.