El desalojo de la vivienda de Anuar, un piso de 45 m2 situado en el número 14 de la calle Naranjo en el que vive con su mujer y su hija de 15 años, estaba previsto para las 10h30 de hoy. Pero a las 6h30, tanto la casa como la escalera del inmueble ya estaban llenas de personas con el objeto de dificultar la acción de los funcionarios de justicia. Y tres horas después, más de 500 solidarios se concentraban frente al portal, ante la atenta mirada de dos dotaciones de policía antidisturbios, que unos minutos antes habían requerido la documentación al primer grupo que llegó al lugar. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid, que apenas cuenta con un mes de vida, con el apoyo del Movimiento del 15 de Mayo y organizaciones como Democracia Real Ya, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos en España (CONADEE) había llamado a la ciudadanía a acudir a una cita a las 9h30 a la salida del Metro Tetuán. Durante los últimos días, la convocatoria había corrido como la pólvora, sobretodo en las redes sociales (Facebook, principalmente) y asambleas populares como la de Tetuán, se implicaron a fondo en su difusión. A medida que se conformaban un grupo numeroso en la salida del Metro, una persona de la PAH le guiaba hasta la puerta de la vivienda amenazada.

De esta manera, una marea de personas solidarias, sin dejar en ningún momento de proferir consignas contra la banca, las hipotecas basura y en apoyo de la familia de Anuar, esperaron la llegada del funcionario del juzgado que debía proceder al desalojo, que hizo su aparición una hora más tarde de lo anunciado. Ante una calle completamente ocupada, acompañado de varios agentes de la Policía Municipal, el secretario judicial se limitó a levantar un acta de lo que allí sucedía antes de volverse por donde había venido, ante el júbilo de los presentes. Ahora el tribunal que lleva el caso de Anuar, vecino de origen libanés que se encuentra en paro desde hace varios meses y que, por tanto, no puede asumir una hipoteca “que por mi situación nunca deberían de haberme concedido” deberá poner una nueva fecha para el desahucio de su vivienda. La PAH ha advertido , en palabras de su portavoz, Aída Quinatoa, que “igual que hoy, volveremos a paralizarlo”.

Anuar, por su parte, agradeció el apoyo de la PAH y suscribió las palabras de Quinatoa añadiendo que “así vamos a seguir hasta que se haga justicia”. “No pueden echar a una familia sin recursos y sin tener dónde ir teniendo miles de pisos vacíos, ni ellos, ni el juez. ¿No le tiembla la mano al juez cuando firma un desahucio a personas que no tiene dónde ir? ¿Qué justicia es esa?’, declaraba a la agencia Europapress.

Tras el desalojo frustrado, Anuar y su abogado, Rafael Mayoral, depositaron en la sucursal bancaria que le concedió la hipoteca, a escasos metros de la vivienda, una petición para que se cancele definitivamente su deuda.

La PAH-Madrid aprovechó el acto para invitar a las asambleas populares de los barrios a que pongan en marcha grupos de afectados por hipotecas abusivas y a que éstos se unan a la plataforma. El próximo martes 21, el colectivo se reunirá en la sede de la FRAVM a las 19h.