El programa reivindicativo del movimiento vecinal incluye decenas de peticiones dirigidas a mejorar la atención sanitaria pública en la región. El “diagnóstico” revela la existencia de centros de salud instalados en barracones, listas de espera de varios días para obtener una cita con el médico (en la región hay un facultativo por cada 1.708 cuando el ratio recomendado es de uno por cada 1.200 habitantes) y de meses para ver al especialista (en la Comunidad de Madrid hay 2,2 médicos especialistas por cada 1.000 habitantes frente a la media española, situada en 3,2). Hay, asimismo, centros de especialidades que prestan servicio a poblaciones equivalentes a las que debería atender un hospital.

Lejos de dar respuesta a estos problemas contratando más personal sanitario y construyendo equipamientos allí donde son necesarios, la Comunidad de Madrid ha decidido aprobar un decreto de Área Única y Libre Elección que reestructurará en la práctica el sistema sanitario eliminando las áreas de Atención Primaria e introduciendo la competencia entre profesionales y centros. En virtud del nuevo modelo, la Consejería de Sanidad dará incentivos económicos a los facultativos y centros sanitarios más demandados por la población, en detrimento de las personas “menos rentables”, precisamente aquéllas que más cuidados necesitan: los enfermos crónicos y los pacientes que requieren costosos cuidados.

“Lo que la sanidad pública necesita son más recursos humanos y materiales -subraya Pepe Cabanillas, responsable de Sanidad de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) – y una asignación racional de los mismos en base a las necesidades de la población. El Gobierno regional lleva años creando cortinas de humo para distraer nuestra atención mientras sigue detrayendo dinero público para dárselo a empresas privadas que cuestan hasta 4 veces más a los contribuyentes para dar un servicio pésimo. Primero fue la propuesta de zonificación sanitaria, contra la que recogimos 13.000 firmas y que quedó en nada. Ahora se sacan de la chistera esta nueva medida, que no sólo no dará respuesta a las necesidades de las vecinas y vecinos de la Comunidad, sino que creará nuevos problemas”, remata.

Por todo ello, la FRAVM ha decidido iniciar mañana una recogida de firmas masiva contra la aprobación del decreto que se suma a la iniciada con éxito por los médicos de Atención Primaria, que han logrado recabar el apoyo de 6.000 de los 11.000 facultativos que trabajan en la región.

Para dar vida a la jornada de mañana, diversas asociaciones y coordinadoras vecinales organizarán, en los cuatro puntos cardinales de Madrid capital y en San Fernando de Henares, seis manifestaciones de protesta e instalarán diez mesas informativas, donde recogerán firmas contra el decreto.

Las manifestaciones comenzarán a las 19h de manera simultánea. La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Puente y Villa de Vallecas se concentrará frente al centro de salud Federica Montseny, en el número 285 de la avenida de la Albufera. En el distrito vecino, la asociación Los Pinos de Retiro Sur promoverá una manifestación que comenzará en la Junta Municipal de Retiro y finalizará en el barracón prefabricado que desde hace cuatro años hace las veces de centro de salud de Adelfas. El vecindario reclama desde entonces que la instalación provisional, en la que el personal sanitario está obligado a trabajar en precarias condiciones de falta de espacio y recursos, sea convertida de una vez en un centro de salud “de verdad” para los barrios de Adelfas y Pacífico.

Otro de los ambulatorios capitalinos con serios problemas, en este caso de saturación, el centro de salud y de especialidades Cestona (Usera), será escenario de otro acto de protesta. La asociación vecinal Meseta de Orcasitas, entidad organizadora, denuncia la dificultad cotidiana de pedir cita por teléfono ante la sobrecarga de la línea y las demoras en atención primaria y especialidades. “Lo habitual es que te den cita a tres o cuatro días vista en atención primaria y a varios meses en especialidades”, afirma Francisco Palomera, de la citada entidad barrial. “Lo peor, -continúa- es que sólo para solicitar una cita en una especialidad a menudo empleas tres o cuatro horas. Por todo eso pedimos un nuevo centro de salud, ya que el barrio se ha duplicado mientras los recursos siguen siendo los mismos”.

Una situación similar, más grave si cabe, se vive en el distrito de Latina, que cuenta con el índice de población más elevado de la ciudad. La coordinadora de asociaciones vecinales del distrito organizará una protesta frente a uno de los centros de especialidades con mayor saturación de la capital, el de la avenida de Portugal, que presta servicio a 250.000 vecinos y vecinas. En muchas ocasiones la presión asistencial es tan grande que muchos pacientes son derivados a un centro de especialidades ubicado en la calle Modesto Lafuente (Ríos Rosas), en la otra punta de la ciudad. Las entidades ciudadanas exigen, de este modo, la construcción de un nuevo ambulatorio que preste esta atención, además de un nuevo centro de atención primaria, ya prometido por la Consejería de Sanidad, que consiga desbloquear el situado en la calle Maqueda.

También se organizarán concentraciones ante los centros de especialidades de Silvano (Hortaleza) y Pavones (Moratalaz) y se recogerán firmas e instalarán mesas informativas en Carabanchel, Begoña-Fuencarral, Prosperidad-Chamartín, San Blas (ante cuatro centros sanitarios diferentes), Tetuán, Orcasur-Usera, Fuencarral y, fuera de la capital, en San Fernando de Henares.