Nacho Murgui y Francisco Caño, presidente y responsable de la comisión de Medio Ambiente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), respectivamente, han presentado esta mañana la campaña de la organización contra la tasa de la basura de Madrid. Ambos han estado acompañados por el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas; Antonio López, portavoz de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CECU); Eustaquio Jiménez, de la Unión de Consumidores de España (UCE) en la Comunidad de Madrid; Salvador Bellido, presidente de la Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas (Copyme); Carles Girbau, representante del Foro Social de Madrid y Jean Bernard Audureau, de la Unión de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de Madrid (Uncuma). “La Federación -ha subrayado Caño- se opone a la implantación de la tasa de la basura por tres motivos. Por un lado, es una tasa injusta toda vez que no grava la cantidad de residuos generados ni es proporcional a la calidad del servicio prestado, sino que se establece únicamente en base al valor catastral de la vivienda, un dato que no tiene por qué informar de la capacidad económica del contribuyente ni, desde luego, del volumen de residuos generados. No es de recibo -ha añadido- que una persona que vive sola pague lo mismo que una familia numerosa que vive en el mismo inmueble porque, sencillamente, no genera la misma cantidad de basura. Tampoco es defendible que el coste de recoger y tratar los residuos de una vivienda sean distintos dependiendo del distrito en que se ubique o del valor catastral de la misma”. Por otro lado, ha añadido, “el Ayuntamiento no ha presentado el informe técnico-económico al que le obliga la ley para informar del coste real del servicio de recogida de basuras que tenemos que pagar. Consideramos, por tanto, que no se ajusta a derecho. Además, entendemos que la aplicación de las sanciones previstas por la ordenanza que nos obliga a separar los residuos en origen debería abaratar el coste de la gestión de residuos urbanos, algo de lo que el Ayuntamiento tampoco ha informado”.

Por último, ha subrayado, “el cobro de la tasa, sumado al pago del IBI, llega en un momento de precarización generalizada de la calidad de vida de las familias como consecuencia del paro, que afecta a miles de vecinos de Madrid. Una vez más, las administraciones pretenden hacer pagar a los ciudadanos las consecuencias de la crisis y, en este caso, de la mala gestión municipal del Ayuntamiento de Madrid”.

Todo ello ha llevado a la FRAVM a intensificar la campaña que, como ha recordado Murgui, “iniciamos el 5 de febrero en la calle Preciados con una recogida de firmas contra la tasa de la basura. La llegada de los recibos -ha añadido- obliga a intensificar todas las medidas de presión dirigidas a exigir la retirada de la tasa que, en ningún caso, deberá traducirse en una merma de la calidad del servicio. Ya hemos programado la celebración de 15 asambleas informativas, lo que da cuenta del interés y la preocupación que el pago de la tasa ha generado”.

La Federación, ha anunciado Murgui, ha invitado a las 170 asociaciones federadas de la capital a recoger firmas y reclamaciones económico-administrativas de forma masiva para pedir la retirada de la tasa y la devolución de las cantidades abonadas por no ajustarse ésta a derecho. Todas ellas serán entregadas por las entidades vecinales el día 12 de noviembre en los registros de las 21 juntas municipales. Tres días después, el domingo 15 de noviembre, la FRAVM celebrará una concentración en la Puerta del Sol, una movilización que cierra la primera fase de una batalla que, ha advertido Murgui, “no concluirá hasta que el Ayuntamiento de Madrid retire la tasa”.

David Lucas, ha declarado que apoya la campaña de la FRAVM, una campaña que “pone de manifiesto es el clamor popular contra esta tasa injusta que no pretende prestar mejores servicios a la ciudad de Madrid, sino que lo que permite es que Alberto Ruiz Gallardón siga obteniendo recursos de los madrileños para seguir despilfarrando en cosas que no son necesarias para la ciudad”. Lucas ha subrayado, asimismo, que todas las organizaciones que han participado en la rueda de prensa “debemos felicitarnos porque estamos aquí demostrando que las cosas no son siempre como algunos quieren que sea, sino que se pueden cambiar. Que con la fuerza y la unión que aquí traemos y, sobre todo, con el respaldo popular, podamos conseguir que el Ayuntamiento retire la tasa”.

Salvador Bellido, presidente de la Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas (Copyme), Carles Girbau, en representación del Foro Social de Madrid y Eustaquio Jiménez, de la Unión de Consumidores de España (UCE) han abundado en esa idea asegurando que sus respectivas organizaciones apoyarán la campaña promovida por la FRAVM toda vez que la ciudadanía se ha posicionado radicalmente en contra de la creación de una tasa que, en palabras de Girbau, pretende nutrir las arcas de un Ayuntamiento que “lejos de resolver los problemas de la gente”, insiste en convertir Madrid en un escaparate.