El registro de más de 2.800 firmas insisten, una vez más, en la urgente necesidad de que la administración lleve a cabo la reforma de la avenida de los Rosales. La s firmas, aseguran los portavoces de la asociación, “se presentan en un momento crucial ya que la reforma está estancada desde hace meses por un proceso administrativo que no parece avanzar, amenazando con nuevos retrasos y recortes en la reforma o, lo que sería peor, una nueva suspensión”.

La reforma de la avenida de los Rosales, recuerdan los miembros de AVIB, ‘comenzó su larga andadura de promesas, anteproyectos y proyectos definitivos en el año 1.998, siendo presidente regional Alberto Ruiz Gallardón, en el marco del Plan 18.000 de Inversiones. Posteriormente y, ante las reticencias del Ayuntamiento de Madrid a ejecutar la obra, la Comunidad de Madrid advirtió al Consistorio en una nota interna de la urgente necesidad de las obras, dada la peligrosidad de la vía. El Gobierno regional calificaba las obras de `interés general´, obligando la inmediata ejecución de las obras’.

“Tras el cambio de Gobierno regional -continúan- la obra pierde interés y, en un alarde de incoherencia, es cancelada por la Dirección General de Carreteras’.

“Años después, es el viceconsejero de Transportes, Luis Armada, quien retoma la reforma y la recorta sustancialmente para poder ejecutarla de inmediato. La promesa del número dos de la consejería de Transportes fue que las obras se iniciarían en la primavera pasada. Es decir, hace ya un año”.

Han pasado, por tanto, diez años y alguna movilización vecinal desde que se empezó a hablar de la reforma. “En este tiempo, se han sucedido graves atropellos de peatones y han tenido que morir cinco personas en un único accidente para demostrar que la reforma es más que nunca, de `interés general´ y muy necesaria para adaptar la vía a su condición urbana y residencial. A esto hay que sumar el mal estado de la avenida y unos niveles sonoros marcadamente ilegales, tanto por el día como por la noche. Los vecinos esperamos soluciones ¡ya!”, rematan.