El cierre norte de la M-50 constituye un ‘despilfarro’ económico, tendrá ‘un gran impacto ambiental’ y no reportará beneficio alguno para los vecinos o menos atascos para los conductores, aseguraron los portavoces de la Plataforma M-50 NO nada más se dió a conocer la noticia de que el Ministerio de Fomento ha decidido retirar el recurso que presentó en su día ante el Tribunal Constitucional contra el disparatado proyecto regional.

A juicio de las entidades, el coste del cierre de la M-50 por el Monte del Pardo -2.900 millones de euros- no sólo es económico, sino también medioambiental. ‘Madrid -recordó Paco Segura, de Ecologistas en Acción– tiene un gravísimo problema de contaminación del aire y siguen animando a la gente a que utilice el coche. Una nueva carretera genera más demanda de coches y, por tanto, más atascos. El mayor problema ambiental es hoy en día el cambio climático y, según los estudios, el sector de transportes es el que emite más emisiones de CO2 a la atmósfera. Hacer carreteras y no animar a que la gente se mueva en otros medios alternativos es caminar en la dirección contraria’. ‘También prometieron que con la M-30, M-40, M-45, y con el arco de la M-50 mejoraría el tráfico y no ha sido así’, remató.

El proyecto de la M-50 afectará a parajes de incalculable valor ecoógico, tales como el Monte del Pardo y el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, reserva de la Biosfera de la Unesco. La zona cuenta, además, con algunos de los principales focos de abastecimiento de agua de los que el Canal de Isabel II hace uso en época de alta sequía. Una obra de esta calibre generaría, por tanto, problemas de alteración del flujo de agua y drenaje, así como la calidad y el rendimiento del escaso bien.

El portavoz de la Plataforma M-50 No, Rafael Herguezabal, advirtió que las organizaciones vecinales, ecologistas y políticas que forman parte de la plataforma seguirán manteniendo su rechazo al depredador proyecto, para lo cual esperan contar con el apoyo de PSOE e IU. En este punto, anunció que el 29 de octubre varios parlamentarios madrileños, entre ellos, Modesto Nolla (PSOE), Inés Sabanés y Fausto Fernández (IU) acudirán a San Sebastián de los Reyes y a Alcobendas para conocer in situ las afecciones que el cierre de la carretera de circunvalación provocará. ‘El PSOE -añadió- siempre se ha manifestado en contra, no de la construcción del trazado, sino de éste en sí, en el sentido de que era perjudicial para los vecinos y empeora el medio ambiente de una manera irremediable, por lo que le vamos a exigir que cumplan el compromiso’, añadió.