“Teníamos que mostrar de alguna manera la indignación que sienten muchos ciudadanos por este tipo de subidas, que no se han visto acompañadas de una mejora del servicio”, declaró Nacho Murgui, presidente de la FRAVM, en la entrega de firmas realizada esta mañana en el registro de la Consejería de Transporte. “La inversión en mantenimiento ha caído y últimamente en algunas líneas de Metro como la 6 los retrasos son tan grandes que si tienes que llegar puntual a alguna parte, mejor piensa en otra alternativa”, continuó, antes de recordar que “no sólo defendemos el transporte público por criterios económicos sino también por criterios medioambientales y de movilidad”. “No entendemos como se producen este tipo de subidas, que castiga sobretodo a las familias trabajadoras, en un asunto que genera tanto consenso como la defensa del transporte público, cuyo acceso debería estar garantizado como uno de los derechos básicos”, apostilló.

En el registro de las más de 6.000 cartas de protesta, Murgui estuvo acompañado por representantes vecinales de otros barrios y pueblos. Así, Jesús Fernández Guinea, de la asociación vecinal Jarama de San Fernando de Henares, indicó que “tras esta respuesta de la ciudadanía, habría que esperar resultados por parte de la Administración, que debería tomar nota del grado de insatisfacción existente”. Gracias a una intensa campaña informativa a pie de calle, las asociaciones vecinales de este municipio del Corredor del Henares han recogido en estas semanas más de 4.000 firmas de protesta.

Román Leal, de la asociación vecinal Los Pinos de San Agustín, por su parte, denunció la eliminación del llamado Bonotet del Ayuntamiento, un abono de autobús de 10 viajes y que costaba tan sólo 0,30 céntimos de euro del que se beneficiaban jubilados, pensionistas y minusválidos con ingresos inferiores a 527 euros. A partir de ahora, este sector de la población está obligado a usar la Tarjeta Azul, un abono mensual nuevo que permite usar ilimitadamente el metro y el autobús por 5,50 euros. Sindicatos y asociaciones vecinales demandan la coexistencia de ambos abonos ya que el primero no tenía caducidad y era muy demandado.

La FRAVM recuerda que el incremento acumulado del precio del transporte público desde enero de 2008 hasta enero de 2009 triplicó el del IPC y pide al Gobierno regional que congele las tarifas y que sus futuras revisiones no superen, en ningún caso, este índice.