El pasado 5 de marzo se mantuvo una reunión entre representantes del Ayuntamiento de Valdemoro y de la Comunidad de Madrid motivada por una moción aprobada por unanimidad en el Consistorio relativa a la reubicación de la subestación eléctrica STR Brezos. Asistieron José Miguel Moreno Torres, alcalde de Valdemoro, José Javier Hernández Nieto, concejal de Urbanismo, Carlos López Jimeno, director general de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid y Eva Piera Rojo, viceconsejera de Economía, Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid.

En dicha reunión no se tomó ninguna decisión definitiva sobre el traslado de la subestación, alegando, según informó el concejal de urbanismo, que el Director General de Industria debía asistir a la Asamblea de Madrid para responder a una pregunta sobre la situación de la subestación que desea plantearle el Grupo Socialista.

Ayer tuvo lugar la pregunta, que fue efectuada por el diputado Enrique Echegoyen en la Comisión de Industria, sobre la situación de la subestación STR Brezos. La Asociación de vecinos UDE de Valdemoro (AVUDEV) calificó la respuesta del Director General de Industria de elusiva e insultante para los vecinos, ya que declaró que “sus competencias se basan en la supervisión técnica de los proyectos y que la subestación tiene todos los permisos en regla”, añadiendo que “las reuniones mantenidas hasta el momento con AVUDEV, Iberdrola y Ayuntamiento eran aclarativas”. Igualmente hizo referencia expresa a que “será culpa de los vecinos que Valdemoro se quede sin luz si no se construye la subestación”.

AVUDEV no entiende por qué se celebraron sucesivas reuniones con la Dirección General de Industria si ésta no tenía competencias. ¿Por qué se escaló el tema a esta instancia? ¿Por qué se paralizaron las obras durante nueve días a instancia del director general? AVUDEV denuncia la diferencia de trato entre los vecinos del barrio de El Restón y los vecinos del barrio del Hospital. En El Restón se procedió al traslado de la subestación ofreciendo un precedente y reconociendo el perjuicio para la salud de los de los vecinos.