Tras su constitución y puesta de largo de enero, la Coordinadora de Desempleados y Precarios de la Comunidad de Madrid no ha cesado de crecer. Cada vez son más las personas en paro que, procedentes de los más diversos barrios y pueblos de la región, se acercan a sus asambleas con objeto de unir sus fuerzas y luchar de manera colectiva para salir de la precariedad. Su actividad es intensa: en las últimas semanas, además de organizar talleres de autoformación, ha celebrado encuentros con asociaciones vecinales y otros colectivos para darse a conocer, ha mejorado sus herramientas de comunicación externa e interna y ha solicitado reuniones con responsables del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad Autónoma. En una amable carta de respuesta, Cristina Cifuentes delegaba en su Consejería de Empleo, Turismo y Cultura esta demanda, solicitud que aún no ha sido satisfecha.

Por eso, entre otras razones, la coordinadora, con el apoyo de la FRAVM y otros colectivos como el Sindicato de Estudiantes, la Plataforma Garanticemos las Pensiones, Magdalenas Diversas, el Observatorio Ético Internacional de Humanes y los Invisibles de Tetuán, quiere llevar su protesta a la Asamblea de Madrid. A tal fin, se ha dado cita a las 11:30 en la entrada de la Estación de Cercanías de Entrevías. Desde allí, los manifestantes se trasladarán hasta la sede parlamentaria, donde permanecerán concentrados hasta las 14:00. El acto finalizará con la lectura de un manifiesto que recoge las principales demandas de la red de personas en paro y precarias. Entre estas se encuentran “empleos dignos y un ingreso mínimo garantizado, incondicional y suficiente”, la “remunicipalización de los servicios públicos privatizados”, un “abono transporte gratuito y la exención de impuestos para todos los desempleados” y “soluciones para las personas que no puedan hacer frente a los gastos de su vivienda por encontrarse en situación de desempleo y/o precariedad”.

La Coordinadora, que de momento está formada por colectivos de los barrios capitalinos de San Fermín, Lucero, Fontarrón, San Blas y San Isidro y de los municipios de Coslada y San Fernando de Henares, además de personas no adscritas a ningún grupo, también reclama la “rehabilitación y cesión de los mercados y de otros espacios públicos vacíos para el autoempleo, con el fin de crear cooperativas”, así como su participación en las “decisiones que se tomen en las juntas de distrito, en los ayuntamientos y en la Comunidad de Madrid en relación al empleo”. Por último, exige “la activación y dotación de medios para los servicios y trabajadores sociales, para que puedan dar un mejor apoyo a los desempleados y precarios”.