El 4 de abril de 2010 se cumplirá el primer centenario del inicio de las obras de construcción de la Gran Vía, inauguradas por Alfonso XIII. Durante estos cien años, se ha convertido en una de las arterias más representativas de Madrid, no sólo desde el punto de vista urbanístico, sino por el papel social, económico y cultural que ha jugado en la vida de la ciudad.

Por todo ello, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado el desarrollo de un programa de actividades que “sea fiel reflejo de la trascendencia de la Gran Vía en la historia y en la vida cotidiana de Madrid”, para cuyo diseño creará una comisión formada por las áreas de gobierno de Las Artes, Economía y Empleo, Urbanismo e Infraestructuras, la Junta de Distrito de Centro, los tres grupos municipales, la Confederación Empresarial de Madrid CEOE-CEIM, la Cámara Oficial de Comercio e Industria, las dos asociaciones más íntimamente vinculadas con este eje urbano: la de Empresarios Gran Vía, con 30 años de vida, la de Amigos de la Gran Vía, que “desde hace 15 años trabaja para destacar y difundir su importancia cultural”, la Fundación Caja Madrid, que recientemente ha adquirido otro de los edificios más representativos de la Gran Vía, el que albergaba el conocido Palacio de la Música y las fundaciones Jacinto e Inocencio Guerrero. Nadie ha contado, sin embargo, con las vecinas y vecinos que viven en la zona.

La Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (ACIBU) considera que “bien está celebrar el centenario proyectando luces sobre las fachadas de los edificios, pero esas mismas luces deberían enfocar hacia abajo para que también se vea el abandono que sufre la zona”. De todos los problemas que, día a día sufren sus vecinos, la entidad vecinal destaca:

1-Exceso de tráfico: más de 50.000 vehículos atraviesan a diario la Gran Via.

2-Ruido:: la contaminación acústica producida por el tráfico es tal que impide hasta la normal conversación en la calle.

3-Contaminación: además del perjuicio para la salud, el humo ensucia y estropea el patrimonio arquitectónico.

4-Delincuencia: las calles aledañas están plagadas de carteristas y descuideros.

5-Tráfico de drogas:persiste en las inmediaciones de la Gran Via, especialmente en la zona Desengaño-Luna.

6-Problemas derivados del ejercicio de la prostitución especialmente en la zona Montera-Desengaño.

7-Personas sin techo: acampan en portales y zonas en obras.

8-Cierre de los cines históricos, con la consiguiente pérdida de patrimonio cultural.

9-Ocupación de las aceras: en algunos puntos se constata un nivel excesivo de aparcamiento de motos.

10- Arbolado deficiente: los árboles de la especie aligustre inician la cruz del ramaje a una altura media de 180 centímetros impidiendo el paso bajo su copa y no sirviendo para dar sombra dada su baja altura.

11-Desaparición de comercios históricos de calidad y sustitución por comercio basura y tiendas de baratillo.

12-Invasión de lonas publicitarias en fachadas afeando el entorno.Se suma a ello la inundación de pintadas, carteles y pegatinas y la desaparición de elementos ornamentales originales en fachadas y tejados de edificios protegidos.

Estos problemas, subraya la entidad vecinal, requieren la urgente actuación de las administraciones locales, para lo cual, insiste, ‘deberían escuchar a los vecinos y contar con ellos para buscar soluciones’.