El pasado 22 de febrero, el BOCM anunciaba la aprobación del Decreto 19/2006, de 9 de febrero, de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, por el que se regula el proceso de adjudicación de viviendas del Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), dando respuesta a una antigua reivindicación de la A.V. La Unión de Fuencarral: el reconocimiento de que las personas mayores de 32 años puedan contar como miembros de la unión familiar a realojar. En adelante, informa Mª Jesús Vilches, portavoz de la asociación, “los nietos y nietas podrán subrogarse en los contratos de sus abuelos/as titulares, de manera que la correspondencia entre el número de personas que viven en las casas a remodelar y el número de habitaciones de las nuevas casas es mucho más justa, evitando situaciones como las que se produjeron en la última entrega de viviendas en el poblado “A” de Fuencarral, donde alguna familia de 5 miembros se vio claramente perjudicada al no tener en cuenta a aquellos hijos mayores de 32 años que aún vivían en el domicilio familiar. Es de justicia informar que esta modificación introducida ha sido fruto del trabajo de la Asociación Vecinal La Unión de Fuencarral, que ha batallado durante mas de dos años para que se produjera este cambio’.