Aunque aún no se ha constituido el nuevo Gobierno central, las Cortes funcionan ya a pleno rendimiento, como muestra el hecho de que algunas comisiones, como la de Sanidad, hayan comenzado a funcionar. En este marco, las organizaciones que conforman la MEDSAP-Marea Blanca piden a los nuevos diputados que “se pongan manos a la obra” para mejorar nuestro sistema público de salud y que para ello cuenten con ellas.

Y es que, tal y como indican en un comunicado, “el preocupante deterioro de este importantísimo servicio público requiere de una reacción inmediata para su retorno al espacio 100% público, para cuidado y mejora de la salud y la vida, en función de la necesidad colectiva”. Y también para que puedan repararse las “sustracciones permanentes del patrimonio público y la liquidación del uso indebido e interesado de nuestros impuestos, algo que se ha provocado de forma ilegítima, quitándonos lo que es nuestro, sin nuestra decisión ni dictado; en un ataque dictatorial a la democracia blindado por un cambio constitucional que no se podía hacer, el del artículo 135 de la Constitución Española”.

La MEDSAP-Marea Blanca considera los cambios legislativos que han permitido la privatización de parte del sistema sanitario público y contribuido a su deterioro un auténtico “golpe sanitario”, por lo que hacen un nuevo llamamiento a salir a la calle el próximo domingo para, “gobierne quien gobierne”, seguir defendiendo una sanidad 100% pública y de calidad. La cita de la 41 Marea Blanca será a las 12:00 ante el Colegio de Médicos.

En ella también se recordará el papel que está asumiendo el nuevo Ejecutivo regional, que a pesar de sus buenas palabras está impidiendo tanto a los medios como a la oposición parlamentaria el acceso a nuestros centros hospitalarios. “¿Qué temen?” Se pregunta la MEDSAP. Tal vez que salga a la luz el más que evidente deterioro de sus servicios y prestaciones, consecuencia de sucesivos recortes, que está generando, entre otras cosas, la persistencia de unas larguísimas listas de espera y el trasvase de muchos pacientes a la sanidad privada. “Se olvida Cifuentes que la sanidad pública, todo lo que a ella atañe y para ella tenemos, no es de ella ni de su Partido Popular. Su actitud dictatorial viene a poner cara a lo que realmente representa, que forma parte de un plan mercantilizador que está robándonos muchas cosas”, sostienen la citada red ciudadana.