La protesta, que cuenta con el apoyo de más de 50 entidades vecinales, culturales, de mujeres, juveniles, educativas y sociales de Fuenlabrada, además de los partidos de izquierda y el propio alcalde, se produce después de constatar, en los últimos meses, un deterioro sin precedentes de la Atención Primaria en la ciudad. Sus más de 195.000 habitantes cada vez tardan más en conseguir una cita para ser atendidos por su médico de familia, enfermera o pediatra, y mucho más para una consulta de un médico especialista. No es de extrañar: faltan profesionales en la mayoría de los centros sanitarios, dado que, como sucede en otros lugares de la región, la Comunidad de Madrid no cubre bajas, vacaciones, abandonos o traslados, de tal forma que algunos establecimientos se han visto obligados a reducir su horario de atención, cuando no a cerrar directamente, como es el caso del Consultorio de Parque Miraflores.

La asociación vecinal de este barrio de casi 3.000 habitantes que se encuentra entre Móstoles y Fuenlabrada denuncia que la Consejería de Sanidad mantiene el consultorio clausurado desde el pasado 25 de diciembre, lo que obliga a sus usuarios y usuarias a desplazarse hasta el muy saturado Centro de Salud de Loranca-Nuevo Versalles, a unos 4 kilómetros de distancia. Se da la circunstancia de que el consultorio estuvo cerrado 20 meses antes de su reapertura, el pasado 15 de noviembre, lo que se produjo tras diversas protestas vecinales. Después, solo estuvo 40 días abierto, se queja el colectivo barrial.

La manifestación partirá a mediodía del Centro de Especialidades de El Arroyo, que se halla en el número 10 de la calle Comunidad de Madrid. Este establecimiento alberga el único Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) del municipio que, como los otros 37 que existen en la región, permanece clausurado desde marzo de 2020. Cartel por la sanidad pública en Fuenlabrada

La marcha transcurrirá por las calles Panaderas, Extremadura, Luis Sauquillo, Grecia y Hungría para finalizar en la plaza de la Constitución. “Exigimos la apertura de las Urgencias del Arroyo, el Centro de Salud del Parque Miraflores y la presencia de todos nuestros sanitarios y personal administrativo en los centros de salud con más apoyos y recursos”, sostienen los organizadores de la marcha.

“La sanidad pública es un derecho -continúan-, no un negocio, es un servicio que debe estar a disposición de las personas. Alcanzar una sociedad más saludable, más capaz de reponerse a las adversidades es una inversión. Por eso decimos un no rotundo a cualquier mínimo recorte, y rechazamos los presupuestos de la Comunidad de Madrid aprobados por el Partido Popular y Vox, ya que van contra la ciudadanía de Fuenlabrada al no corregir el déficit de inversión generado a lo largo de los años por el Gobierno regional”, indican.

Por último, “rechazamos el desmantelamiento de la Atención Primaria y el proceso de privatización de la sanidad agravada por la ley ómnibus”, apostillan.